Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Opinión:¿Qué gobierno para Andalucía?

El 25 de marzo, el pueblo trabajador de Andalucía, que, en su camino hacia la huelga general, frenó en las urnas la victoria del PP que algunos daban por segura, eligió 47 parlamenta¬rios del PSOE y 12 de Izquierda Unida, con un mandato político claro: acabar con los recortes sociales y laborales que imponen el gobierno central y la Unión Europea, hacer una política socialista, de izquierdas, acabar con los escandalos de corrupción de la anterior Junta.

Ahora, es la hora de elegir un gobierno para Andalucía que se apoye en la exigen¬cia de los trabajadores reforzada por la HG del 29 de marzo, contando con la ma¬yoria parlamentaria (sea cual sea la forma que se adopte para ello) para cumplir con el mandato político marcado por el pueblo andaluz en las elecciones.

La Unión Europea y el gobierno central exigen “disciplina fiscalâ€

Pocos días después de las elecciones an¬daluzas, el gobierno Rajoy presentaba su proyecto de Presupuestos Generales del Estado, con el que pretende imponer nuevos recortes, así como el aumento de jornada hasta 37,5 horas de todos los em¬pleados públicos, lo que supondría miles de despidos de trabajadores y trabajado-ras de la sanidad, la enseñanza, la admi¬nistración pública. Una imposición que vulnera, además, las competencias de las autonomías sobre su personal, que pisotea toda pretensión de autogobierno, como han señalado los gobiernos de Cataluña, País Vasco y Andalucía, entre otros.

Además, y a pocos días de presentar ese borrador de Ley de Presupuestos, el gobierno decide imponer 10.000 millones adicionales de recortes en la enseñanza y la sanidad públicas, que tendrían que ha¬cer las Comunidades Autónomas, entre ellas la Junta de Andalucía. Y ha impuesto el déficit cero para todas las administra¬ciones públicas a través de la Ley de Esta¬bilidad Presupuestaria, que ni el PSOE ni IU han votado. Son medidas que ponen en peligro servicios públicos por los que el pueblo ha luchado durante años.

Por si faltara algo, distintos portavoces del gobierno llaman a la “disciplina fis¬cal†(que no es otra cosa que la sumisión de todos los gobiernos, central, autonómi¬cos y locales, a las exigencias del capital financiero). Y alguno de esos portavoces ha amenazado con intervenir la Junta de Andalucía si no respeta esa “disciplina†.

La responsabilidad del PSOE y de Izquierda Unida

Los dirigentes y parlamentarios andaluces del PSOE y de IU tienen una importante responsabilidad. El mandato electoral del pueblo andaluz les obliga a defender los servicios públicos, sin aceptar los recortes que pretende imponer Rajoy para conten¬tar a Bruselas y a los mercados financie¬ros. A hacer una política socialista, una política de izquierdas que no acepte las imposiciones de los mercados. Ese man¬dato no puede ser traicionado.

No pueden escudarse en “la situación†o en las imposiciones del gobierno cen¬tral para aplicar los recortes. No han sido elegidos para aplicarlos protestando con¬tra ellos con la boca chica, sino para no aplicarlos, para defender las conquistas sociales y laborales del pueblo trabajador.

Entonces ¿qué gobierno?

Hay un debate dentro de IU sobre si lo que procede es apoyar sólo la investidu¬ra de Griñan como presidente de la Junta, o un Pacto de Legislatura sobre algunas cuestiones sin entrar en el gobierno o un acuerdo de gobierno. Pero la cuestión fun¬damental no es esa.

La cuestión central es si un gobierno de la izquierda tiene que aplicar los recortes que imponen Bruselas y Rajoy o tiene que defender los servicios públicos y las con¬quistas sociales. Si ese gobierno tiene que resignarse o dar un contenido preciso al lema lectoral de IU, rebelarse contra las imposiciones del capital financiero.

Respetar el mandato político y electo¬ral de los trabajadores andaluces supon¬dría negarse desde el gobierno andaluz, se sienten en él o no representantes de IU, a aplicar ni la jornada de 37,5 horas ni los recortes en sanidad y enseñanza públicas que pretende imponer Rajoy. Los trabaja¬dores andaluces les han dicho: ¡Romped con Rajoy y Bruselas, ejerced el poder que os hemos confiado! Para cumplir con fórmula sería un gobierno del PSOE y de IU, que se apoyara en la mayoría parla¬mentaria y en la movilización del pueblo andaluz, de los trabajadores con sus organizaciones políticas y sindicales.

A ese mismo dilema se enfrentan los miles de ayuntamientos gobernados por el PSOE y por Izquierda Unida, a los que el gobierno exige aplicar la reforma laboral para despedir a miles de trabajadores laborales, rebajar los salarios a sus empleados, reducir y privatizar servicios, subir impuestos y tasas a la población. Andalucía es la mayor Comunidad Autónoma del Estado, en extensión y pobla¬ción. Un gobierno andaluz que desafiara las exigencias del FMI y de Bruselas, que son las mismas que trata de imponer Ra¬joy, no sólo contaría con el apoyo de los millones de trabajadores que han votado al PSOE e IU (y de otros muchos que se han abstenido pensando que cualquier gobierno iba a hacer la misma política, la que dictan los mercados), sino que conta¬ría, además, con la simpatía y apoyo de todos los trabajadores y pueblos de todo el Estado español. Sería una gran espe¬ranza para los miles que se movilizan en Madrid en defensa de la escuela pública, o contra los recortes sociales en Cataluña o el País Valenciano, para los empleados públicos que ven cómo todas las autonomías y ayuntamientos reducen su salario y aumentan su jornada, para la población que ve cómo pretenden recortarles prestaciones sanitarias e imponerles el copago por los servicios.

Será un punto de apoyo para el combate por la huelga general hasta la retirada de la Reforma Laboral y de todos los recortes.

Hay que movilizarse para que sea posible

No somos ingenuos. Sabemos que hay muchos dirigentes del PSOE (y de Iz¬quierda Unida) que piensan otra cosa, que pretenden convencernos de que los recortes son inevitables, de que cualquier gobierno que se forme tiene que respetar la “disciplina fiscal†, es decir, que sólo pueden gobernar los mercados. Sabemos también que las presiones de Rajoy, de la UE, del BCE, de la patronal, de los “mer¬cados†se van a multiplicar.

Pero en todas las organizaciones sindi¬cales y políticas hay muchos compañeros que estarían dispuestos a pelear por ese cambio de política. Es preciso aglutinarles. Nosotros pensamos, con otros com¬pañeros, que hay que levantar una fuer¬za organizada que los agrupe y ayude a defender esa línea en todo el movimiento obrero.

En cualquier caso, ahora mismo hay que hacer campaña para que sea posible un gobierno que no se someta a esas pre¬siones. Militantes andaluces han decidido recoger firmas de una carta a los parla¬mentarios del PSOE y de IU para que lo hagan posible: “os exigimos que, sea cual sea la fórmula de gobierno que adoptéis, no apliquéis desde el gobierno andaluz ni la jornada de 37,5 horas ni los recortes en sanidad y enseñanza públicas que preten¬de imponer Rajoyâ€

Carta del Comité central del POSI (Partido Obrero Socialista Internacionalsita)



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 291437

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License