Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Jean-Luc Mélenchon, esperanza de la izquierda europea. Pedro A. García

A Jean-Luc Mélenchon, el candidato a las presidenciales francesas por el Front de Gauche (Frente de Izquierda), que agrupa a siete formaciones políticas, entre ellas el Partido Comunista Francés y el Partido de Izquierda creado por el propio Mélenchon cuando abandonó el PS, la izquierda europea empieza a considerarle como el motor inicial del cambio necesario para todos en respuesta al acoso de los mercados y las finanzas internacionales. Las multitudes griegas que en estos primeros días de abril 2012 se han concentrado en un gesto solidario con el jubilado que se suicidó en pleno centro de Atenas, lo mismo que las formaciones de la izquierda española que entre dos protestas por los recortes, y aprovechando que estamos en vísperas del 14 de abril, encuentran tiempo para reclamar el final de la monarquía borbónica y el esperado advenimiento de la III República, quieren encontrar su reflejo en el espejo francés de una campaña electoral en la que, de cumplirse los mejores augurios, la izquierda que representa Mélenchon va a tener un papel decisivo en la formación del siguiente gobierno.

En este sentido, el ciudadano español Pedro A. García Bilbao, sociólogo y republicano, ha escrito una carta abierta a Jean-Luc Mélenchon después de seguirle en el segundo de lo mítines multitudinarios de su campaña (más de 60.000 asistentes), celebrado en la Plaza del Capitolio de la ciudad de Toulouse, donde todavía se escucha el eco de los pasos de tanto republicano español que pisó sus adoquines, escapando de la dictadura franquista.

Al ciudadano Mélenchon,

Con emoción, como republicano y como hombre de izquierda conocedor de la difícil hora que sufren los pueblos de Europa en estos momentos, he escuchado sus palabras en Toulouse hace unos días. En la plaza del capitolio estaba presente como usted sabe, la bandera tricolor de la España republicana que nunca se rindió, ondeando junto a la bandera de la República francesa y las enseñas rojas de la solidaridad. Cuando usted saludó a nuestra bandera con respeto, debe saber que también tocó nuestros corazones. Quiero decirle que nunca hemos olvidado a los miles de voluntarios franceses de las Brigadas Internacionales que combatieron a nuestro lado en la guerra contra la agresión del fascismo propio y ajeno; fue hace mucho tiempo, pero el ejemplo de quienes lo dieron todo por la libertad, por encima de fronteras, es un principio moral imprescindible que siempre debemos tener presente.

Hoy los pueblos de Europa, los trabajadores de toda Europa, están sometidos a un dictado criminal que pretender esclavizarnos y sacrificar nuestras libertades y nuestros derechos. Es el momento de luchar juntos, de esforzarnos por lograr una coordinación social, sindical y política que permita derrotar a los mercados. En este combate la memoria histórica es imprescindible, no debemos olvidar las luchas sociales por los derechos de los trabajadores, de las mujeres, de los inmigrantes, que nuestros mayores protagonizaron y cuyos logros están siendo destruidos. Para ganar el futuro, debemos vencer en el presente y aprender del pasado. Es por eso que aquellas banderas ondeando juntas en Toulouse las interpretamos como una promesa de triunfo y una esperanza inquebrantable.

En España los que estamos decididos a combatir a los mercados y a vencer en esta lucha, combatimos también por un objetivo en el que resumimos nuestros deseos, la Tercera República, la República del pueblo. Este deseo nuestro, este grito, es hermano de su combate por la 6ª República, la «social», que defendéis vosotros, hermanos, en vuestra lucha.

En vuestra campaña estáis dando un formidable ejemplo de cómo se construye la unidad de la izquierda y de cómo llevar una campaña política que de fuerza y esperanza a los millones de personas, de ciudadanos y ciudadanas que están dispuestos a resistir al capital que pretende aplastar a Europa. Es un ejemplo que va más allá de vuestra frontera. Fuimos millones los europeos que escuchamos el grito de los hermanos griegos pidiendo que se alzasen los pueblos de Europa, pero son los trabajadores franceses los que estáis demostrando estar a la altura. Si los trabajadores franceses, si la ciudadanía se mueve y se organiza en un programa común, solidariamente, más allá de personas o líderes, pero con un sólido objetivo común, el que vosotros llamáis la 6ª República., ese día se podrá decir que un pueblo de Europa se alzó finalmente y el futuro cambió. Europa entera os mira, el triunfo del Front de Gauche en Francia no es sólo vuestro. La bandera roja de la solidaridad y la tricolor de la República se alzan con fuerza de nuevo, juntas son invencibles, no faltaran manos que las defiendan. Los republicanos españoles hacemos nuestra vuestra lucha.

Pedro A. García Bilbao es miembro del Comité provisional de la Federación Republicanos

http://www.cronicapopular.es/2012/0...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 287231

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License