Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

24 F: Hoy denunciamos en toda España el terrorismo financiero que nos gobierna: “¡Recortes a los pobres, rescates a los ricos!â€

En Albacete, como en otras 25 ciudades españolas, hoy a la hora del ángelus, no sonarán las campanas, ni los partes horarios, ni los rezos de esa hora, sino los pitos y cacerolas con los que denunciaremos la inmensa carga que supone sobre la hacienda pública, los mas de 190.000 millones de euros utilizados en nuestro país para rescatar al sector financiero.

Y lo haremos en una sede bancaria para denunciar también la hipocresía que supone que mientras se ayuda a la banca, se está llevando a cabo una brutal agresión a los derechos de toda la ciudadanía, con políticas de austeridad y de recortes de derechos laborales y de los servicios públicos básicos.

Podríamos haberlo hecho en la CCM, a fin de cuentas intervenida antes que la CAM, donde se obró igual de mal, donde sus responsables campan a sus anchas con la misma impunidad, y donde el rescate escenificó la perdida de la Caja de la región. Pero la acción es nacional y juntos actuamos. Por eso hoy simbolizaremos nuestra protesta pacífica en la CAM, una Caja de Ahorros cuyo rescate ha costado 5.000 millones de euros, es decir 111 euros del bolsillo de cada un@ de nosotr@s.

El manifiesto que entregaremos al director de esta caja, para que lo traslade a sus superiores es el siguiente:

NO AL RESCATE DE LOS BANCOS CON DINERO PÚBLICO

Desde hace meses venimos asistiendo a una creciente intervención estatal, a través de diversos canales de financiación, en los problemas de solvencia de bancos y entidades crediticias en general.

Desde Democracia Real Ya queremos denunciar el uso indebido de dinero público para acudir al rescate de entidades que, por su mala gestión o por una asunción desmedida de riesgos, se están viendo abocadas a la quiebra -o a la intervención y ayuda estatal- para poder sobrevivir.

No se puede pedir a los ciudadanos, en aras a la estabilidad del sistema financiero, que acudan a salvar a entidades arruinadas por una gestión ineficaz, al mismo tiempo que se le exigen esfuerzos adicionales y pérdida de servicios públicos para, según se les dice, poder vencer la crisis.

  •  Cuando una empresa, acuciada por esta misma crisis, entra en quiebra, se disuelve y reparte entre sus acreedores, no es rescatada por los ciudadanos.
  •  Cuando un parado pierde o agota sus prestaciones, ni nadie acude a sufragar sus más elementales necesidades, ni es rescatado por los ciudadanos.
  •  Cuando un ciudadan@, ahogado por esta misma crisis, no puede pagar la hipoteca, no solo pierde el derecho básico a la vivienda que la Constitución reconoce, sino que además se le persigue, aún después de haberla perdido, y nadie acude a su rescate.

Los que han llevado a estas entidades a esa situación son los mismos que sobretasaban y financiaban viviendas por encima de su valor, y que asumían riesgos inasumibles en aras a continuar su lucrativo negocio, esos son quienes deben responder de las pérdidas y de su gestión, no los ciudadanos soportando el peso del rescate.

Baste poner como ejemplo los 12.000 millones de euros de las participaciones preferentes, emitidas por bancos y cajas en estos 3 últimos años, (entre ellas la CAM, que vendió a 5.000 de sus clientes estos productos como depósitos sin riesgo, asegurando que en cualquier momento se podrían retirar los fondos, cuando la verdad es que, en la situación de crisis actual, se han convertido en productos tóxicos, que los bancos se niegan a asumir). Se calcula en unos 700.000 el número de afectados por este fraude, y actualmente, la asociación de usuarios de banca promueve una denuncia colectiva para conseguir la devolución de sus ahorros.

Los últimos rescates de la CAM y del Banco de Valencia, unidos a los de Caja Castilla la Mancha y CajaSur, elevan a otros 12.000 millones de euros, los empleados en rescatar a las entidades crediticias, en definitiva, uno de los sectores causantes de la crisis. Ante este grave atentado al erario público, pagando o financiando a quien debería financiar, o contribuyendo con ello a las insultantes jubilaciones de muchos de sus directivos, denunciamos públicamente esta situación, y desde Democracia Real Ya exigimos:

  •  El cese inmediato de los rescates a los bancos con dinero público.
  •  La depuración de todas las responsabilidades económicas o penales derivadas de la mala gestión de los gestores de las entidades rescatadas.
  •  Nuestra entrada en los consejos de administración de las entidades rescatadas para intervenir en su gestión y tutela, dando así respuesta a la necesidad de tener una banca pública que compense los desequilibrios mostrados por la actual banca privada, y concediendo, por ejemplo, préstamos a bajo interés a empresas que muestren proyectos viables y compromisos de estabilidad laboral ante sus empleados.
  •  Utilizar el parque de inmuebles de las entidades rescatadas para promover alquileres a bajo coste para los más necesitados, descargando así al erario público del peso del rescate.

Porque l@s ciudadan@s "no somos mercancía en manos de los banqueros", y porque "ya basta de pagar las crisis de otros; que paguen los que nos han llevado hasta aquí", gritamos

¡Democracia real Ya!, ¡Unid@s por un cambio global!

Vídeo sobre el tema: “NO RESCATE DE LOS BANCOS CON DINERO PÚBLICO

¡¡QUE NO NOS ROBEN Mà S NUESTRO DINERO, PARA BENEFICIO DE UNOS CUANTOS SINVERGÜENZAS!!

En esta misma línea, ATTAC, a cuya organización también me honro pertenecer, así se ha pronunciado: "Es un tratamiento injusto que se ha plasmado en una sucesión de leyes generosas dotando de abundantes fondos públicos a la banca (FAAF, FROB y la recién aprobada reforma financiera), fondos que suponen una inmensa carga sobre la hacienda pública que ascienden a 141.000 millones, sin contar con los adicionales 52.000 millones de la nueva reforma y sin tener en cuenta los gastos financieros originados por el aumento del diferencial sobre los títulos de deuda pública española causados por la desconfianza en la exposición a la burbuja inmobiliaria de nuestro sistema financiero, o que buena parte de los avales públicos tengan que ser ejecutados. La otra cara de la moneda son las políticas de austeridad hacia la mayoría de la sociedad que han dinamitado un Estado de bienestar aun subdesarrollado y que dificulta si no impide cualquier posibilidad de salir de la recesión, cuando no nos aboca hacia una depresión si cabe más profunda.

Desde que empezó la crisis económica originada en el sector financiero (bancos, cajas y entidades de crédito) hemos oído toda clase de justificaciones falaces para realizar el rescate de las entidades, desde el “demasiado grandes para caer†, hasta “los rescates no costarán ni un solo euro al erario público†. Contrasta esa actitud indulgente, compartida hasta la casi completa unanimidad desde los principales medios de comunicación hasta los diferentes gobiernos, con la severidad que estos mismos han mantenido respecto al gasto en nuestro precario Estado de bienestar, objeto de constantes recortes y retrocesos importantes desde el año 2010 y achacado a su supuesta prodigalidad o al ya ubicuo †vivir por encima de nuestras posibilidades†. Esta auténtica ley del embudo, que siempre tiene su extremo amplio por el lado de las entidades financieras y el extremo estrecho por el lado de los servicios públicos, es una manifestación del deterioro de nuestra democracia, donde pesan más intereses privados de accionistas multimillonarios que el mantenimiento de servicios esenciales para la población como la educación y la sanidad públicas".

http://luisangelaguilar.blogspot.co...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 272338

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio INFORMACIÒ  Seguir la vida del sitio Convocatòries   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License