Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Sobre las medidas del ministro Gallardón

Rafael Silva

Hace pocos días se produjo la primera comparecencia del nuevo Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ante la Comisión de Justicia del Congreso, y allí expuso sus planes a corto y medio plazo para su Ministerio. La impresión general es que el señor Gallardón rompió con su ya clásica imagen de moderación, para ofrecernos una muestra del más puro estilo reaccionario y conservador del ideario de su partido político.

Básicamente, abordó varias cuestiones de reforma que vamos a enumerar a continuación, donde sale a flote la visión rancia, conservadora, machista y populista de que hace gala el Partido Popular para ciertos asuntos. Veamos los temas uno por uno:

1.- Reforma de la Ley del Menor, en el sentido, según indicó el Ministro, de aquéllos procesos penales donde intervengan a la vez mayores y menores de edad, para enfocarlo todo como un proceso general, sin distinciones, aunque (según sus propias palabras) sin merma ni menoscabo de los derechos de los menores. Nos parece que obedece a posiciones populistas y a gobernar en caliente, a golpe de noticia, más que a argumentaciones de peso y fundamentadas.

2.- Prisión Permanente Revisable, otro gran paradigma de la derecha, ya expresado otras veces, que obecede a un completo absurdo, intentando dar la imagen de que tenemos graves problemas de delincuencia, cuando no es así, y de que una solución a ello es el endurecimiento de las penas, cuando nuestro Código Penal ya es lo suficientemente duro. Aunque se planteó por parte del Ministro como una pena excepcional ante casos que provoquen "gran alarma social", pensamos que se rompe la propia naturaleza constitucional de la privación de libertad, encaminada siempre a la reinserción social del reo.

3.- Reforma de la Ley del Aborto, quizá lo más sangrante y de más calado, pues se trata de atender a una visión conservadora y machista de la mujer, diríamos incluso infantilizada, que la relega y la hace depender del consentimiento de sus padres, si son menores de edad, cuando tengan que decidir sobre su derecho a interrumpir libremente su embarazo. Se da la paradoja de que nuestro Código Civil contempla la madurez de una chica con esas edades (16-17 años) para contraer matrimonio, para decidir ante una grave intervención quirúrgica, y para otros casos, pero sin embargo, se le pretende anular en este caso su propia capacidad de decisión. Desde la izquierda nos parecen lamentables este tipo de planteamientos, que nos hacen retroceder en los derechos ya conquistados, y en los avances hacia el aborto libre y la plena capacidad de decisión de la mujer sobre su cuerpo.

Quiero añadir también a este respecto que desde la izquierda no compartimos la actual Ley de plazos de Interrupción del Embarazo del PSOE, porque sigue incluyendo el aborto como delito en el Código Penal, para algunos supuestos. Apostamos por una ley que garantice el aborto libre, realizado en la sanidad pública y por su despenalización total, por la puesta en vigor de aquellas disposiciones administrativas y sanitarias que garanticen su realización y por la regulación de la “objeción de conciencia†, en definitiva, apostamos por el reconocimiento del derecho efectivo a la salud sexual por ley en el marco de la salud pública.

4.- Reforma en el sistema de elección de jueces en el CGPJ, eliminando completamente las coutas de partido, y haciéndolas depender de las decisiones de las propias asociaciones judiciales. Aunque desde la izquierda también estamos en la idea de despolitizar la justicia en la medida de lo posible, nos parece una grave vulneración del principio constitucional y democrático de que la justicia emana del pueblo, y éste tiene su representación soberana en el Congreso de los Diputados.

5.- Implantación de nuevas tasas en los trámites judiciales, que van en la línea de tener que abonar los ciudadanos una nueva tasa en la segunda vía, para algunos tipos de recursos administrativos y penales, encareciendo el precio de la justicia, alejándose de la visión y del cariz de servicio público que ha de tener, y creando una justicia a dos velocidades, una para los que dispongan de recursos económicos, y otra para los que no.

Como vemos por tanto, todo un corolario de medidas que inciden en una Administración de Justicia más alejada del ciudadano, con medidas más populistas o que restan derechos ya adquiridos, junto a la ausencia de grandes reformas que sí se podrían (y se deberían) abordar en el Ministerio de su titularidad, tales como la reforma para la modernización de la Justicia (con más dotaciones tecnológicas, más medios, y mayor conexión entre las instancias administrativas), la desaparición de Tribunales obsoletos (como la Audiencia Nacional o los Tribunales Militares), la simplificación de algunos procesos administrativos y penales, para fomentar la imagen y el funcionamiento de la Administración de Justicia como un servicio público ágil y transparente, de calidad, y cercano a la ciudadanía, potenciando igualmente el Turno de Oficio.

Todo esto es a lo que podría orientar el Ministro Gallardón su gestión, en vez de a los puntos antes indicados. Visto lo cual, yo me pregunto a estas alturas...¿Y para esto tenía Ruiz-Gallardón tanto interés en formar parte del Gobierno de Mariano Rajoy? Pues para esto se podría haber quedado donde estaba, en la Alcaldía de Madrid, empeñado en sus políticas de grandes eventos, y aumentando la deuda de su Ayuntamiento. Creo que al final va a terminar su gestión con una peor imagen que la que tenía, pero se lo habrá ganado a pulso.

http://rafaelsilva.over-blog.es/art...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 271890

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License