Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

VIOLENCIAS

Colaboración para El periódicodeaqui de Juanjo Llorente

Nos hemos acostumbrado a que cada vez que ocurre algún asesinato de mujeres, los y las representantes de las instituciones próximas se manifiesten lanzando grandes discursos condenatorios contra esta “lacra social”. Pero es mucho menos frecuente que, además de tan buenas palabras e intenciones, estos mismos políticos y políticas que manejan importantes recursos públicos, se "mojen". Por eso, también, la violencia de género sigue aumentando día a día y en una doble vertiente: como delito punible en casos extremos y como la violencia soterrada que suponen los recortes presupuestarios públicos, la disminución o ausencia de políticas de prevención y la falta generalizada de recursos asistenciales para este tipo de problemas. Carencias que hay que sumar a la imagen discriminatoria y cosificada de las mujeres que se sigue ofreciendo a la opinión pública, lo que favorece la desigualdad y la violencia como elementos esenciales para perpetuar nuestra sociedad patriarcal.

Pocas personas negarán, pues, que luchar contra la violencia de género requiere medidas específicas que proporcionen a las mujeres elementos de prevención y protección reales, y a la sociedad, conciencia y cultura política para rechazar todo tipo de violencia, y particularmente, la violencia sexista. Esta lucha debería impulsarse desde edades tempranas y muy especialmente en el ámbito educativo y cultural, mediante actividades, talleres, etc. destinadas a la sensibilización y a la prevención, así como al desarrollo de valores y principios igualitarios. Porque esta violencia de género no es sólo un problema entre agresores y víctimas y de quienes tienen la función de atenderles, sino de la sociedad en su conjunto, que sigue organizada siguiendo la racionalidad capitalista basada en la discriminación, la explotación y la depredación de una minoría hacia la gran mayoría trabajadora.

Faltan pocos días para el 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, y de nuevo, quienes desde las instituciones más responsabilidad tienen en la creciente desigualdad social y de género, serán quienes más alto pronuncien encendidas soflamas, buscando ocultar su responsabilidad y encubriendo que son múltiples las violencias contra las mujeres: laboral, social, familiar, institucional... y que sin igualdad tampoco cabe hablar de democracia.

Aldaia, 22 febrero 2016



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 282226

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License