Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

EU Verds de Aldaia se suma a la campaña europea para declarar al municipio zona libre de TTIP, y presenta para su debate plenario una moción contra el Tratado de Libre Comercio entre Unión Europea y Estados Unidos (TTIP)

La moción señala que el TTIP contempla "la implantación de mecanismos antidemocráticos" para "regular a la baja la legislación vigente" en diversas materias, según señala Juanjo Llorente, concejal portavoz de EU Verds Aldaia.

“En particular, la moción denuncia que este acuerdo, negociado en la más estricta confidencialidad, facilita que cualquier inversor extranjero pueda desafiar cualquier legislación ambiental, laboral o social que interfiera en sus beneficios -sigue diciendo Juanjo Llorente-, por lo que se introducen los criterios de lucro y beneficio privado en el funcionamiento de absolutamente todos los ámbitos de prestaciones y servicios".

“Y también es lamentable, además de revelar claramente qué intereses defienden las instituciones de la UE, sigue diciendo Juanjo Llorente, que el pasado 9 de junio el presidente del Parlamento Europeo aplazase la votación sobre las negociaciones en torno al TTIP por falta de consenso entre los grupos políticos, es decir porque la podía perder".

“Sin embargo, este mismo borrador sobre las negociaciones que no se votó en el último momento, está previsto que vuelva a someterse a votación a finales de julio, por lo que conviene llevar a cabo desde las instituciones aprobar mociones de rechazo al TTIPP en su actual fase de negociación, dice finalmente Juanjo Llorente. Precisamente, según conocemos, en estos momentos al menos una treintena de Ayuntamientos españoles ya se han comprometido a debatir una moción que declara su localidad opuesta a la implantación del TTIP como la que acabo de presentar. Mientras que por ejemplo en Alemania ya se han sumado 10.000 municipios; en Austria, más de 250 y en Francia más de cien.”

ANEXO.- Texto de la moción registrada

Moción de EU Verds contra el Tratado Transatlántico de Comercio e inversión y por la declaración del municipio de Aldaia “Zona libre de TTIP”

Juanjo Llorente Albert, Portavoz del Grupo Municipal de EU Verds en el Ayuntamiento de Aldaia, en nombre y representación del mismo, mediante el presente escrito, y en uso de las atribuciones que le confiere el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (aprobado por Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre), eleva al Pleno de la Corporación para su debate.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La UE y los EEUU negocian desde junio de 2013 un tratado de libre comercio e inversiones, el TTIP. Anteriormente la UE ha finalizado las negociaciones de otro tratado, el CETA, con Canadá que está a la espera de su ratificación por parte del Parlamento Europeo. Las negociaciones actuales del TTIP se caracterizan por su absoluta falta de transparencia, que se reflejan en su nula presencia como noticia en los grandes medios de comunicación.

El objetivo de estos tratados es establecer un gran mercado trasatlántico de más de 800 millones de personas que consagraría el dominio de las grandes corporaciones transnacionales europeas y norteamericanas en detrimento de los ciudadanos de ambas partes del océano. Si bien sus defensores argumentan que son positivos para reactivar la economía la realidad es que estos tratados pretenden conseguir mayor competitividad exterior a costa de rebajar o eliminar las regulaciones laborales, sociales, económicas, sanitarias, educativas, culturales y ambientales, ya duramente atacadas por las sucesivas reformas habidas en nuestro Estado.

No en vano, han sido las multinacionales -Industria automovilista, químicas, farmacéuticas y agroalimentarias, energéticas, bancos, fondos de inversiones, etc.,- a ambos lados del Atlántico las que más han presionado para impulsar estas negociaciones. (El 90% de las negociaciones se han dado con lobbies de estas).

Dado que los aranceles entre la UE y EEUU son ya muy bajos el tratado se centrara en la eliminación de leyes con el fin de reducir costes para las multinacionales, las llamadas barreras no convencionales. Así este tratado puede desembocar en la supresión de regulaciones sociales, laborales, ambientales o de seguridad alimentaria y sanitaria, suponiendo también una merma en las libertades digitales. Para ello se generará el “consejo de cooperación reguladora” donde se sentarán profesionales designados por las multinacionales y que marcarán las futuras normativas a crear por los estados.

Uno de los capítulos más polémicos, es la de la protección de las inversiones, por la cual cualquier inversor privado Internacional puede desafiar, ante tribunales comerciales (poco trasparentes y poco democráticos) cualquier legislación (ambiental, laboral o social) que interfiera a sus beneficios. Por ejemplo una regulación sanitaria para prohibir el uso de sustancias tóxicas puede ser objeto de demanda.

Queremos denunciar, a la vez de las posibles consecuencias que más abajo se enumeran, la opacidad y el nulo debate con que se están llevando estas negociaciones. No hay debate porque este tratado se está negociando en la sombra, sin tener en cuenta a los gobiernos estatales ni a la ciudadanía. Tras varias rondas de negociaciones la transparencia y la comunicación con la sociedad civil han sido nulas. Los propios Eurodiputados han visto limitado su acceso a los documentos derivados de las negociaciones, hecho el cual ha contado con la denuncia de la propia defensora del pueblo europea. En septiembre de 2014, la Comisión Europea prohibió una Iniciativa Legislativa Popular que invitaba a rechazar las negociaciones.

Frente a la comunicación fluida y contante con las grandes multinacionales, toda comunicación con la sociedad civil por parte de la Comisión Europea se ha limitado a obviar las críticas y repetir, sin diálogo alguno, las supuestas bondades del TTIP.

Las consecuencias de las posibles ratificaciones de estos dos tratados –y el de TISA, acuerdo sobre servicios en fase de negociación entre algunos países de la OCDE afectarían a amplios sectores de la población a ambos lados del Atlántico, posibilitando políticas que amenazarían:

- los derechos laborales como la libertad sindical o la negociación colectiva.
- la pervivencia de servicios públicos como la sanidad, la educación o pensiones
- la gestión de los residuos, transporte o saneamiento y distribución de aguas que serían privatizados
- la seguridad alimentaria al permitir los transgénicos en la agricultura, el ganado vacuno hormonado, el porcino y el aviar clorados,
- los recursos naturales, potenciando el fracking e importando productos altamente contaminantes como las arenas bituminosas.
- la biodiversidad al apostar por la agroindustria que implica pérdidas de variedades locales y razas autóctonas y la paulatina desaparición de los paisajes rurales.
- el principio de precaución sobre uso de sustancias químicas al dejar de controlar su seguridad antes de la obtención del permiso comercial
- la privacidad personal al permitir un mayor acceso y control sobre datos privados por parte de empresas proveedoras de internet y otras grandes corporaciones sectoriales
- el acceso a los productos farmacéuticos al reforzar las patentes frente a los genéricos
- la posibilidad de mecanismos de control bancario que eviten nuevas crisis especulativas.

Para conseguirlo, estos tratados contemplan la implantación de dos mecanismos antidemocráticos que aseguren lo que los negociadores llaman la “armonización normativa” que no es más que una regulación a la baja de la legislación vigente. Por un lado, el Consejo de Cooperación Reguladora, una especie de gobierno de las transnacionales que dictaminará lo que se puede o no se puede legislar en asuntos que afecten a sus intereses y, por otro, el mecanismo ISDS de resolución de conflictos entre empresas y estados, que garantiza las inversiones –y sus previsiones futuras de beneficios- de cualquier empresa ante potenciales políticas proteccionistas o de control legislativo, conflictos que habrían de resolver tribunales privados de arbitraje fuera de todo control democrático. En definitiva estos tratados, bajo el disfraz de la mejora de la economía y del empleo, además de apuntar a mejorar la cuenta de resultados de las grandes empresas, permitirán la paulatina y perversa apropiación del poder político y judicial por parte del poder económico de las grandes corporaciones transnacionales.

Por todo lo expuesto, desde Esquerra Unida Verds proponemos la consideración plenaria de las siguientes PROPUESTAS DE ACUERDO

1.- Declarar Aldaia como municipio opuesto al TTIP, defendiendo los servicios públicos básicos para la solidaridad y redistribución social, el medio ambiente y la salud.

2.- Solicitar al parlamento Español y a los Eurodiputados electos su rechazo a la aprobación del TTIP.

3.-Solicitar del Ministerio de Economía la suspensión de las negociaciones del TTIP.



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 300684

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio INFORMACIÒ  Seguir la vida del sitio local - comarcal   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License