Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

El Revolucionario Digital entrevista a Javier Parra, Secretario General del Partit Comunista del País Valencià

Javier Parra asumió hace unos meses la Secretaría General del Partit Comunista del País Valencià, además es militante del PCE, informático e hijo y nieto de comunistas. En 2011 fue elegido concejal en Paterna, pero sobre todo se siente militante de base en su agrupación, donde asegura militar por la necesidad de organizarse para acabar con el capitalismo y construir el socialismo.

Nuestro medio de comunicación se llama El Revolucionario Digital, en este sentido ¿Cómo cree usted que se debería desarrollar una revolución en España para luchar contra el capitalismo?

- Con organización, formación y con el entusiasmo de los revolucionarios. La Revolución no va llegar de un día para otro, sino que será fruto de un meticuloso y paciente trabajo de organización desde la base. Como comunista considero imprescindible la unión y la organización de los comunistas, reconstruyendo el Partido Comunista como estamos haciendo, pero también fortaleciendo y creando organización junto con otras fuerzas transformadoras. En este momento está pasando, existe un debate apasionante y el movimiento en la calle es muy interesante, pero no podemos perder la perspectiva. Es fundamental crear espacios unitarios en los que todos nos entendamos, sin que cada uno renuncie a su ideología ni a su organización; comunistas, anarquistas y socialistas de los de verdad, claro… Es necesario marcar nuestros propios tiempos, al margen de los que marquen los medios de comunicación del enemigo, y reforzar y crear nuestros propios medios, como El Revolucionario Digital.

En la actualidad, el PCE no tiene la presencia que tal vez se merezca como partido transcendental en la historia de España ¿Cómo cree que podrían tener más influencia en la sociedad actual?

- El PCE ha crecido y ha tenido mayor influencia cuando ha sabido leer la realidad, y confío en que en estos momentos estará a la altura. El PCE tendrá más influencia en la medida que sea una pieza importante para constituir un nuevo poder, para hacer confluir a quienes luchan contra el sistema en sindicatos, partidos, movimiento obrero, movimientos sociales, etc… y no estoy hablando de elecciones, sino de otra cosa. El PCE tuvo un 3,8% de votos en las elecciones de 1936 y se convirtió en una fuerza hegemónica pocos meses después. Con el franquismo, evidentemente no teníamos ningún voto, y también nos convertimos en la fuerza hegemónica del antifranquismo. También tenemos que hacer nuestra propia autocrítica, desde luego, y en 90 años de Historia ha habido errores y aciertos, pero hoy día es fundamental que quienes se sientan comunistas se organicen en el Partido Comunista. Como militante del PCE creo que es en esta organización donde deben organizarse, pero no olvido que hay otras organizaciones comunistas y con quienes tenemos la obligación histórica de entendernos.

¿Qué piensa de la legalización del PCE durante la Transición española hacia la “democracia de pega” que tenemos actualmente? ¿Hubo errores por parte del Partido durante este proceso?

- Por supuesto. Creo que las prisas de Carrillo por la legalización y por concurrir a las primeras elecciones creyendo ingenuamente que las ganaría, y la actuación de la dirección al margen de la militancia, hizo que la organización se resintiese enormemente. Y esa es una trágica lección de la que debemos aprender para el futuro y que no debe volver a pasar. También se tragó con ruedas de molino, con la bandera, con la monarquía, con una ley de punto final, y aunque es cierto que la mayor parte de los avances sociales en el país fueron gracias al PCE, también es cierto que se cometió el error de ver la “Transición” como un punto final de llegada. Ese fue el gran error. Los poderes económicos fueron más dialécticos que nosotros, se pusieron a trabajar desde el primer día para acabar con esos derechos sociales y lo consiguieron, nosotros tardamos mucho tiempo en darnos cuenta que nos habían estafado.

¿Cuándo empezó a interesarse por el ideal comunista?

- Podría decir que casi desde la cuna, porque me he criado en un ambiente comunista. Mis dos abuelos fueron militantes del PCE, lucharon en el Quinto Regimiento y se pasaron 4 años en un campo de concentración. Mi padre fue alcalde comunista durante 8 años en Ruidera (Ciudad Real), y aunque hasta 2002 no di el paso a afiliarme al PCE he mamado la cultura comunista en mi casa.

Usted fue director de “larepublica.es”, ¿Ve positivo el surgimiento de medios como el nuestro?

- No solo es positivo, sino que es imprescindible. Sin medios libres, que no dependan de accionistas y empresarios con unos intereses distintos de los de la clase trabajadora, no podremos organizar esa Revolución. Actualmente los despachos de los directores de informativos, de grandes periódicos y televisiones, no son muy distintos del despacho de Emilio Botín o de cualquier banquero sinvergüenza. Por eso es importante que vuestro medio crezca, tenga cada vez más lectores, escribáis libremente y lo hagáis en función de lo que penséis o de vuestra visión de la realidad, no de lo que os digan que podéis o no decir. Os deseo mucha suerte.

¿Qué métodos considera que tiene que usar el pueblo para defenderse de los ataques fascistas e imperialistas en países como Ucrania, Siria o Venezuela?

- En aquellos lugares donde el fascismo ataque impunemente al pueblo, el pueblo deberá defenderse de la manera que mejor considere. En Ucrania, por ejemplo, los nazis se han hecho fuertes, han llegado al gobierno, han prohibido el Partido Comunista y están masacrando con las armas a los habitantes del este. Evidentemente los habitantes del este deben defender la paz con las armas, no les han dejado otra opción, como pasó en España en el 36. Lo de Siria y Venezuela son otros ejemplos, cada uno con sus particularidades, pero el fascismo se está expandiendo cada vez por más países. Es necesaria una gran alianza antifascista mundial.

¿Está usted harto de que Occidente “prostituya” palabras como democracia o libertad?

- Cualquiera que no sea de la clase dominante debería estar harto. Y es que Occidente llama “libertad” a la libertad de los ricos de enriquecerse y amasar fortunas a costa del sufrimiento de los trabajadores y las clases populares, llama “libertad” a la libertad de comprar a la prensa para manipular a la opinión pública, y llama “democracia” a cualquier sistema que permita legalizar ese tipo de libertades. Por eso para Occidente son democracias países como la Ucrania de hoy o el Chile de Pinochet, y son democracias los propios países occidentales, porque legalizan la libertad de enriquecimiento, explotación y manipulación. El día que alguno pusiese en riesgo alguna de esas libertades, dejaría de ser considerado una democracia.

¿Qué es para usted la democracia y la libertad?

- Para mi la libertad es no depender de un sistema que explote a nadie para que otros se enriquezcan, ni se nos manipule para mantener ese sistema de explotación. Libertad es la posibilidad de desarrollar nuestras habilidades, crear, educarnos, poder tener acceso libremente a la mejor sanidad, a la cultura. Y consecuentemente para mi la democracia es un sistema que garantice esas libertades; un sistema en el que el pueblo decida en cada momento sobre todo aquello que le concierne, y eso incluye también la economía, la producción, etc. La democracia no es meter un voto en una urna cada 4 años para que concejales o diputados lo gestionen, sino decidir permanentemente como se deben gestionar los recursos económicos, los presupuestos, que los trabajadores tengan el control de los medios de producción y que la sociedad decida cuales son las necesidades que se deben solucionar.

¿Qué debería aprender España de los procesos revolucionarios que se han desarrollado en América Latina?

- Son procesos revolucionarios que han conseguido construir una mayoría social y política a través de la lucha por la soberanía popular frente a los grandes poderes económicos, nacionales e internacionales; frente al FMI, a EEUU… Debemos crear esa mayoría social a través de la lucha por la soberanía popular frente a los grandes poderes económicos, y eso pasa creando las condiciones para la apertura de un proceso constituyente tras el cual arrebatemos ese poder de las manos de las clases dominantes y la clase trabajadora se convierta en la clase dominante.

Además, debemos hacerlo comprendiendo profundamente la historia de este país y de sus pueblos, y sin olvidar que no nacimos ayer, sino que llevamos en nuestro ADN la lucha de los pueblos de España contra el absolutismo, de los comuneros, de los liberales del siglo XIX, de los republicanos de la Primera y la Segunda República, de los luchadores antifranquistas. Formamos parte de algo que empezó hace siglos. Chávez, como el resto de revolucionarios latinoamericanos, lo han tenido siempre muy claro, por eso Bolivar es un símbolo. Nosotros también tenemos nuestros símbolos.

Una pregunta obligatoria por nuestra parte es sobre la formación política de Pablo Iglesias, ¿qué le gusta y qué no soporta de Podemos?

- Me gusta la capacidad que ha tenido de llegar a gran parte de la población y la sencillez de su lenguaje. Me gusta también la capacidad técnica de quienes acompañan a sus promotores. Sin embargo no me gusta que se haya construido un movimiento desde arriba en torno a una persona; eso es muy peligroso y puede volverse en contra de sus propios promotores. No dudo de que Pablo sea una persona de izquierdas, incluso republicano, pero generar un movimiento interclasista desde arriba y con los altavoces de los grandes medios amplificándolo puede desatar unas fuerzas incapaces de controlar para la izquierda. La prueba es que muchos círculos y sus foros de debate están llenos de gente que reniega de los comunistas, del discurso de clase, del propio concepto “izquierda”, de mucha gente que procede de la derecha política, o que reniega de los procesos revolucionarios en latinoamérica. Tampoco me gusta que no se posicione en los temas importantes, o que esté salvando de la quema a la propia monarquía y al recién estrenado rey Felipe. Veremos como gestionan la situación, de momento han tenido que cambiar su discurso sobre las primarias abiertas por los peligros que muchos esgrimíamos cuando era el tema de moda símbolo de la “nueva forma de hacer política”.

Sobre este tema, seguro que ya conoce las declaraciones recientes de Willy Toledo sobre este asunto. ¿Hasta qué punto está de acuerdo con él? En caso de que lo esté.

- Supongo que él conoce mejor que yo el interior de Podemos. Yo sólo puedo decir que Willy Toledo es un camarada al que admiro enormemente por su valentía a la hora de decir lo que piensa, por su coherencia y por su compromiso. Y desde luego que lo que me ha parecido preocupante ha sido la cantidad de insultos contra él desde parte de las bases de Podemos por sus declaraciones. Es profundamente injusto, espero que muchos reflexionen.

Vamos a nombrarle a personas influyentes en la política española y usted tiene que definirles con una palabra:


- Rajoy, vendepatrias.
- Cayo Lara, honesto.
- Artur Mas, Pujol.
- Pedro Sánchez, marketing.
- Juan Carlos Monedero, camaleón.
- Alberto Garzón, inteligente.
- Rosa Díez, chaquetera.
- Llamazares, superviviente.
- Susana Díaz, aparato.
- Julio Anguita, ejemplar.
- Marhuenda, juntaletras.
- Esperanza Aguirre, facha.
- Javier Parra, militante.

Por último, diríjase a nuestros lectores de El Revolucionario Digital. Envíeles un mensaje.

- Estoy seguro que la inmensa mayoría de los lectores sois militantes de alguna organización, o activistas en los movimientos sociales, y quienes no, seguro que estáis considerando organizaros… estos últimos, hacedlo cuanto antes allí donde os sintáis más identificados. Son tiempos apasionantes y nuestro éxito depende de nuestra capacidad crítica, por eso son más importantes medios como este que los grandes medios de masas, y por eso es importante nuestra formación y nuestra audacia para encontrarnos todos y todas, aunque procedamos de distintas culturas políticas, y aunque formemos parte de distintas organizaciones. Solo puedo deciros que son tan trascendentales estos tiempos que no podemos permitirnos el lujo de equivocarnos, y por eso los poderes fácticos y sus medios no pueden marcarnos los tiempos ni decidir las fórmulas con las que debemos unirnos y organizarnos, eso es cosa únicamente nuestra. Mucho ánimo y nos vemos en la lucha.

http://www.larepublica.es/2014/08/e...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 275017

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License