Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Desigualdades sociales y deterioro del sistema democrático

Vicenç Navarro

Una causa, y a la vez una consecuencia, del gran crecimiento de las desigualdades sociales en los países de la eurozona (y muy en especial en los de la periferia, como España) ha sido el crecimiento de la influencia que los grupos sociales que han visto aumentada más su riqueza han tenido sobre los Estados de tales países. Poder económico se traduce en poder político. Y a mayor concentración de la riqueza en la población, y muy en particular en los estamentos financieros y económicos, mayor es su capacidad de influencia mediática y política.

Como consecuencia de esta mayor influencia, estamos viendo en estos países periféricos la aplicación de políticas financieras, económicas y sociales favorables a dichos estamentos, presentándose como políticas necesarias, urgentes e inevitables, pues se subraya que son las únicas posibles. La frase “no hay alternativas” es la frase más utilizada para justificar que los Estados, sometidos a su influencia, lleven a cabo políticas sumamente impopulares. Como dijo en una ocasión el nuevo Presidente de la Comisión Europea, el Sr. Jean-Claude Junker, “los políticos sabemos qué hay que hacer; lo que no sabemos es cómo salir elegidos después”.

De ahí el gran énfasis que esos estamentos están dando a la despolitización de los sistemas democráticos, presentando las políticas públicas como las únicas razonables, lógicas, factibles y necesarias, apoyándose en el “conocimiento económico científico”, que supuestamente avala esta conclusión. En este tipo de discurso, las políticas públicas deberían seguir supuestamente un criterio científico y tecnológico que cree consenso en el desarrollo y en la credibilidad de tales medidas. Un ejemplo de esta manera de pensar es un informe de uno de los bancos más grandes del mundo, el J.P. Morgan, que en un estudio de 2012 de los países periféricos de la eurozona (incluyendo España) señalaba que uno de los problemas de dichos países es que tienen “Constituciones antifascistas” (término que utiliza) que han consolidado derechos sociales que interfieren con la eficiencia económica de estos países (citado en Lorenzo del Savio y Matteo Mameli, “Anti-Politics and the 1%”, Truthout, 01.08.14). Esta frase sintetiza la sabiduría convencional de aquellos estamentos. Los derechos sociales y laborales, resultado de la expansión de derechos políticos en estos países, son la causa de su ineficiencia económica. Esta postura también aparece en los Estados centrales de la eurozona. Así, nada menos que la Sra. Merkel, canciller del gobierno alemán, subrayó “la importancia de que las deliberaciones parlamentarias se desarrollen en conformidad con la lógica de los mercados”. En otras palabras, las políticas públicas tienen que estar determinadas por las necesidades económicas y financieras.

Los movimientos de protesta

Continuar leyendo



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 272588

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License