Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Bancarrota en la Comunidad Valenciana. María Dolores Amorós

No nos viene de nuevas. En esta nuestra tierra valenciana se ha practicado desde 1995 un atraco desmedido, buscando distintos ángulos, según la dirección de los proyectiles, y con una capacidad de inventiva extraordinaria para despilfarrar indecentemente la enorme riqueza de este país.

De nada nos privamos; ni tan siquiera de ser la Autonomía más endeudada, en relación al PIB, de todo el Estado español. Pero contamos con 23 embajadas, con todo el personal y servicios necesarios. Lucimos caché aunque seamos deudores de nuestra piel. Una chulería que de bien poco sirve, pero que quizá forme parte de ese meninfotisme tan característico del valenciano. Esa puede ser también la explicación de que con tantos abusos y casos de corrupción que anegan este territorio el ciudadano parece no querer enterarse y sigue votando al Partido político que encabeza tantas tropelías.

Comenzó Zaplana con sus megalomanías que se plasmaron en Terra Mítica, cuyos costes resultaron un abuso y una tomadura de pelo a los valencianos; los resultados económicos, una pérdida exagerada del dinero de todos. También el amiguito Julio Iglesias recibió buenos emolumentos con ¿presuntos? escamoteos a la justicia por sus ’gwendolines’ ’publicitarios’ de Valencia.

Con la llegada, en 2003, de Francisco Camps a la Presidencia de la Generalitat los aires de grandeza de este personaje se plasmaron en gastos inútiles, derroches superfluos de nuevo rico en obras faraónicas que fueron esquilmando las arcas públicas:
- Palacio de las Artes y las Ciencias, que con cuatro gotas de lluvia queda inundado, provocando cuantiosas pérdidas.
- Centro Príncipe Felipe, destinado a la investigación, y que en pleno apogeo de buen trabajo ha quedado prácticamente desmantelado por falta de financiación.
- El à gora, con grandes pretensiones deportivas, pero de construcción tal que las goteras campan a sus anchas; la pasada nochevieja se destinó a las juergas propias de una gran discoteca.
- El América’s Cup, también devenido en rien de rien.
- La Fórmula 1, para enriquecimiento de un tal Ecclestone y nada más.
- Unas grandes torres sin construir pero con emolumentos descomunales al arquitecto amigo, Calatrava.
- Un aeropuerto, único en el mundo, sin aviones. Poblado ahora de enorme cantidad de conejos que se esconden, a modo de juego, de los halcones que allí han soltado para acabar con los roedores.
- Una Ciudad de la Luz que permanece en perpetuas tinieblas.
- Unos Juegos Europeos inexistentes, pero con ’donaciones’ indecentes al Duque.

Tampoco nos privamos de las mayores tramas de corrupción que jamás hubiéramos podido imaginar, y que han acabado de arruinar esta tierra. Y ello con la aquiescencia, claro está de sus grandes mandatarios. Los paraísos fiscales guardan celosamente lo que es de todos los valencianos. Gürtel, Brugal, Emarsa...por citar las mas famosas. Y Rajoy, actual Presidente del Gobierno, no puede afirmar sin mentir que era desconocedor de tales despropósitos; las hemerotecas dan cuenta de nuestras afirmaciones.

Todo esto, que es lo más llamativo, ha arruinado hasta la médula a esta Comunidad. Y sus máximos dirigentes -del Partido Popular desde hace dieciséis años- miraban hacia otro lado hasta ahora en que se han encontrado con la soga al cuello.

Una deuda de 123 millones de euros a Deutsche Bank, y que vencía el 27 de diciembre, ha hecho tambalear seriamente a la Generalitat. Se ha solucionado ya. El periódico El País afirmaba, y en ello se mantiene -véanse las ediciones del 3 y 4 de enero-, que el Ministerio de Economía ha tenido que avalar a través del Tesoro público para que otra entidad financiera prestase este dinero a la Generalitat y así se pudiese hacer efectiva la devolución. Este aval ha sido negado tanto desde el Ministerio como desde la Generalitat, pues la ley no ampara que el Tesoro público avale formalmente los pasivos de las Comunidades Autónomas, por lo que el aval se ha realizado verbalmente. Además, y también según el diario El País, el Ministerio de Economía adelantó la financiación a todas las Autonomías al día 3 de enero, en lugar de hacerlo a mitad de mes, como es la fecha habitual. Y hay que tener en cuenta que a Valencia ya se le adelantó el 20 de diciembre pasado una transferencia de 480 millones de euros para hacer frente a las deudas más apremiantes: gastos farmacéuticos, nominas de los funcionarios...

Con todo, la Comunidad Valenciana sigue endeudada hasta las cejas. La mala administración ha demostrado la falta de interés en la gestión pública. Y sí la inclinación a vivir bien y llenar los bolsillos propios. Habrá que hacer malabarismos para poder simplemente subsistir, en la situación presente.

El Consell va a recortar 1.000 millones de euros al sector público; de inmediato serán 271 millones. Los funcionarios son los destinados a soportar sobre sus hombros el peso del intento de recuperación económica. Recuperación de algo de lo que nadie de nosotros tenemos culpa. Mírese a los jefazos del Consell, como más arriba se ha explicitado. Pero nada se dice de recortar los suculentos sueldos de los políticos, ni sus comodidades ni usos superfluos de ’cossiellas’ que valen un pastón. Nada se dice tampoco de echar mano de las grandes fortunas y exigirles el necesario apoyo. Ni de frenar las inmorales ganancias y pensiones de los directivos y consejeros de las entidades bancarias. Todo un fraude inaguantable.

Por lo tanto son injusticias graves las que se han cometido y van a seguir consumándose. Distintas a los derroches y conductas corruptas graves cometidas y consentidas, pero injustas igualmente.

Ya se llega a dudar de la necesaria reacción de la gente valenciana, después de lo visto en estos años. Pero es preciso que los sindicatos se muevan y todos tomemos conciencia de lo que no es soportable si queremos mantener intacta nuestra dignida

http://www.nuevatribuna.es/opinion/...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 282226

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License