Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

No al nuevo pensionazo

Juanjo Llorente

Desde la izquierda, sólo cabe que rechazar el acuerdo logrado entre las direcciones de los sindicatos mayoritarios y el gobierno del PSOE para la reforma de las pensiones. Porque, además de ser innecesaria esta reforma, supone un nuevo ataque -que hay que sumar a los recortes anteriores de congelación de las pensiones, recorte del gasto social y reforma laboral- a los derechos de los trabajadores y trabajadoras, al implicar un alargamiento generalizado de la edad de jubilación y un descenso importante en la cuantía económica media tanto de las futuras como incluso de las pensiones actuales, puesto que también se ha pactado introducir un nuevo “factor de sostenibilidad†que a medio plazo permitirá ajustar las bases de cotización a factores relacionados con la coyuntura económica.

Según las previsiones, el incremento en el período de cálculo de la pensión hará descender la cuantía media en torno al 15%, mientras que el incremento generalizado de la edad de jubilación también servirá para recortar las cuantías, y para dificultar el acceso a la pensión o su disfrute durante menos tiempo. Las dificultades para acceder a una pensión resultan muy claras en los casos de los hoy desempleados/as (de corta o larga duración) y de la juventud. Actualmente, con cerca de 5 millones de parados en España (record histórico, según la prensa) y con más de 900.000 jóvenes con menos de 25 años desempleados, vivimos una situación que hay consenso que aun durará bastantes años, pero ello no ha sido obstáculo para aprobar una reforma por la que a todas estas personas se les obliga a cotizar durante una vida laboral de 38,5 años, algo casi imposible de conseguir a costa de contratos basura encadenados, o de estar entrando y saliendo del mercado laboral. Y lo mismo ocurre con otros sectores de población que tampoco pueden acceder a empleos estables y continuados (mujeres e inmigrantes). Es decir, que de partida se va a condenar a una gran parte de la población trabajadora a no tener una pensión mínimamente digna (y a concertar pensiones privadas complementarias, quienes puedan).

Con esta reforma de las pensiones, el gobierno del PSOE y los grandes poderes económicos han logrado su objetivo de continuar reduciendo el gasto social y debilitar el sistema público de pensiones, favoreciendo a los grandes bancos y sus planes privados de pensiones y aceptando, una vez más, los dictados de los mercados y de la Unión Europea.

La única manera de frenar y derrotar estas políticas neoliberales de recorte de derechos sociales y prestaciones públicas, llevadas a cabo por los dos partidos mayoritarios desde las principales instituciones, sigue pasando por la movilización unitaria de los trabajadores reclamando otras políticas y una salida a la crisis por la izquierda (alternativa social anticapitalista).

Una vez se han pronunciado los “agentes sociales†, el gobierno y los partidos políticos mayoritarios, toca ahora el turno a los trabajadores y trabajadoras, a la juventud y a los ya pensionistas de manifestar públicamente el amplio desacuerdo social existente con todas estas medidas. Sin olvidar tampoco a los y las afiliados a los sindicatos mayoritarios firmantes del acuerdo, que aun pueden utilizar los mecanismos democráticos internos para solicitar a sus direcciones respectivas que reconsideren su posición y mantengan su compromiso con los trabajadores y trabajadoras a quienes dicen defender.



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 275211

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License