Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Izquierda Unida exige que las Cortes convoquen en 3 meses un referéndum sobre la monarquía

Izquierda Unida propone que las Cortes Generales convoquen en tres meses un referéndum consultivo sobre la forma política del Estado y que, en el supuesto de que la consulta fuera favorable al cambio, se proceda al inicio de un proceso constitucional y a la apertura de un proceso constituyente en el plazo de tres meses.

- Más de 40 manifestaciones piden hoy un referéndum sobre la Monarquía

- Convocan un ’Rodea el Congreso’ el 11-J

El coordinador general de IU, Cayo Lara ha presentado esta enmienda a la totalidad con texto alternativo al proyecto de ley orgánica por la que se hace efectiva la abdicación del Rey Don Juan Carlos, que registró este viernes y que será debatida este miércoles en el pleno del Congreso.

La enmienda que propone el grupo parlamentario de La Izquierda Plural será votada, según fuentes de IU, "en conjunto" con otras propuestas similares presentadas por ERC y el BNG.

Durante su intervención en la reunión de la presidencia federal de IU, Cayo Lara ha afirmado que la abdicación del Rey ha sido "probablemente improvisada", como prueba que "PP y PSOE hayan corrido para legislar y blindar el aforamiento del Rey, que seguirá conservando sus privilegios legales cuando deje de serlo".

Cayo Lara ha señalado que "la quiebra real del bipartidismo y su previsible profundización", además de la "previsible modificación profunda" en las próximas elecciones del sistema de partidos creado en la Transición situaba "en un escenario más difícil la sustitución monárquica del Jefe de Estado".

El diputado ha recalcado que la convocatoria del referéndum no exige una modificación de la Constitución, que ya incluye en su artículo 92 la posibilidad de realizar dicha convocatoria, aunque sea meramente consultiva para cuestiones de especial trascendencia, y ha añadido que para él, "es difícil que pueda haber un asunto de más envergadura que este".

Cayo Lara considera "más que probable" que el 90% de la Cámara vote en contra de la consulta, lo que significará que "el 90% de los representantes de los ciudadanos están en contra de que el pueblo pueda decidir en un tema tan importante como es la jefatura del Estado".

Para IU, el posible referéndum es considerado como el inicio de un proceso constituyente que deber originar un nuevo sistema político de democracia avanzada, algo que ellos definen como una república federal, solidaria, plurinacional y laica "que recupere la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, y la exigibilidad de derechos sociales como el trabajo, la vivienda, la salud, la educación y la cultura, y la igualdad y dignidad".

Por último, Cayo Lara ha valorado muy positivamente "la caída del bipartidismo" y "el crecimiento del bloque de izquierdas" en las ultimas elecciones europeas, y ha destacado que aunque "IU no ha sabido aglutinar el descontento de los ciudadanos", la formación esta "agradecida" a los votantes que han causado que el que era "su techo electoral" sea ahora "su suelo".

http://www.diariocritico.com/nacion...

La Izquierda Plural: "Nuestra alternativa a la Ley de Abdicación: referéndum y proceso constituyente".

HT: #ProcesoConstituyente

Ayer viernes 6 de junio por la tarde, los portavoces del G.P. La Izquierda Plural, José Luis Centella (IU), Joan Coscubiela (ICV) y Chesús Yuste (CHA), registraron un texto alternativo al proyecto de ley orgánica de abdicación. Se recomienda la lectura del preámbulo y de los artículos que obligarían a convocar el ansiado referéndum sobre monarquía o república y que nos permitiría abrir un proceso constituyente:

Enmienda a la Totalidad del G.P. IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda PLural, con texto alternativo al Proyecto de Ley Orgánica por la que se hace efectiva la abdicación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón.

Exposición de motivos.

El anuncio del Rey de España, Juan Carlos I, de su voluntad de abdicar en favor el Príncipe Felipe, brinda a la sociedad española la oportunidad de realizar un debate democrático que hasta ahora ha sido hurtado a la ciudadanía.

La proclamación del Rey Juan Carlos en 1975 por las Cortes franquistas, designado por el propio dictador conforme establecía la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947, otorgaba a la Monarquía la legalidad franquista, pero no legitimidad democrática.

La aprobación de la Constitución española de 1978 le otorgó esa legitimidad democrática a partir del voto de los ciudadanos en referéndum. Pero es evidente que ello se produjo en condiciones de clara excepcionalidad.

Son muchos los ciudadanos que en aquel momento antepusieron la consolidación de la democracia a sus profundas convicciones personales y políticas en favor de una forma de Estado Republicana.

Tenemos la convicción de que aquella decisión fue útil para la consolidación del sistema democrático y las posteriores transformaciones económicas, sociales y políticas que ha vivido España. Pero ello no es óbice para reconocer que esa decisión no puede ser considerada inamovible. Este argumento no puede usarse para hurtar, ni a los ciudadanos que pudieron votar entonces ni a los que por su edad no pudieron participar en el referéndum constitucional, su derecho a debatir y decidir hoy sobre cuál debe ser la forma de Estado.

Además de las razones derivadas de las especiales circunstancias históricas en que se adoptó aquella decisión, existen otras de gran trascendencia y actualidad hoy, que no deberían pasarse por alto. La deslegitimación generalizada de las instituciones ha alcanzado también a la Monarquía, no solo al Rey, como forma de organizar la Jefatura del Estado. Una buena parte de la ciudadanía considera que el régimen de “no responsabilidad†del Rey previsto en la Constitución Española está en el origen de la sensación de impunidad con la que el Rey y su entorno se han comportado durante estos años.

Además, si algo da sentido a la insatisfacción profunda que los ciudadanos sienten hacia el sistema de democracia parlamentaria, es la percepción de que, tal como se ha desarrollado, excluye la participación directa de la ciudadanía, en contra del mandato constitucional del artículo 23 de la CE. Este sentimiento de ser tratados como clientes de la política y no como ciudadanos activos y responsables tiene fundamentos muy sólidos. A diferencia de otros países, en España durante 35 años solo se han convocado tres referéndums, el de aprobación de la Constitución de 1978, el de la OTAN y el referéndum sobre la Constitución Europea.

Cercana en el tiempo queda la negativa del PSOE y PP a convocar un referéndum para la reforma del artículo 135 de la CE. A pesar de la gran incidencia que esta decisión se sabía tendría y ha tenido en las condiciones de vida de la ciudadanía.

Y cercana queda también la votación del 8 de abril de este año, por el que la mayoría del Congreso de los diputados voto en contra de la propuesta del Parlament de Catalunya para la convocatoria pactada de un referéndum consultivo sobre la forma de Estado y la relación de Catalunya con el Estado Español.

Lo que en el momento de la transición de la dictadura a la democracia se presentaron como regulaciones que pretendían garantizar la estabilidad social e institucional para facilitar la viabilidad de una frágil democracia, con el tiempo se ha ido convirtiendo en un miedo patológico al debate y a la participación de la ciudadanía. Es ese inmovilismo que se expresa también en la figura del bipartidismo “turnista†, uno de los factores que más está contribuyendo al deterioro de la propia democracia.

Sería un grave error democrático no aprovechar esta ocasión, que nos brinda el anuncio de su voluntad de abdicar por parte del Rey Juan Carlos, para proceder a un reforzamiento del sistema democrático, dándole la palabra a la ciudadanía para que en condiciones de normalidad pueda decidir cuál es la forma de Estado que considera más idónea.

Artículo 1. Abdicación de S. M. el Rey Don Juan Carlos I de Borbón.

1. S. M. el Rey Don Juan Carlos I de Borbón abdica la Corona de España.

2. La abdicación será efectiva en el momento de entrada en vigor de la presente ley orgánica.

Artículo 2. Referéndum.

Las Cortes Generales autorizan para que, en el plazo de tres meses desde la entrada en vigor de esta Ley, se convoque la celebración de un referéndum consultivo sobre la forma política del Estado con la disyuntiva monarquía o república, conforme a lo dispuesto en el art. 92 de la Constitución.

Artículo 3. Proceso Constituyente.

En el supuesto de que el resultado del referéndum previsto en los artículos anteriores fuera favorable al cambio en la forma política del Estado, se procederá, en el plazo de tres meses, al inicio de una reforma constitucional conforme a lo dispuesto en el art. 168 de la Constitución y, en su caso, la apertura de un proceso constituyente.

Disposición final única. Entrada en vigor.

La presente ley entrará en vigor en el momento de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Ver Enmienda

http://feedproxy.google.com/ r/Once...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 280661

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio INFORMACIÒ  Seguir la vida del sitio Actualitat politica   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License