Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Proceso constituyente republicano. José Luis Pitarch

I

Se habla continuamente de “Proceso Constituyente†, al que un servidor gusta decir Proceso Cà VICO Constituyente o Proceso DEMOCRà TICO Constituyente, en tanto nos referimos a una trascendental cuestión de Ciudadanía y de Democracia, de Dignidad y Regeneración. Y podríamos también llamarlo Proceso de Derecho Humanos, esto es, de consecución y reconocimiento pleno de los mismos. Sostenemos, por otra parte, que este Proceso Constituyente de que hablamos no puede tener otro desemboque que la República, pues República es otra forma de decir auténtico régimen de Derechos Humanos. Particularmente en un país como el nuestro donde los Derechos del Hombre/Mujer y del Ciudadano/a han sido tan repetidamente conculcados, escarnecidos por una grey de monarquías borbónicas, con archipámpanos y archipámpanas coronados como el consentidor (o regio cornudo) Carlos IV, el abyecto Fernando VII, asesino de Riego, la cuasi-ninfómana Isabel II, o el infame golpista Alfonso XIII, cuyos hijos (los tíos del actual monarca) eran un elenco de disminuidos físicos, dicho sin ningún menosprecio, sólo notariescamente y por si sirviere de alguna referencia (Alfonso y Gonzalo, hemofílicos; Jaime, sordo; Fernando, nacido muerto). En fin, como broche final de esta ristra de monarcas, tenemos hoy la alhaja que nos endilgó a su antojo, de su crianza política, un delincuente de lesa humanidad, el césar marroquí Francisco Franco; perla que soportamos ya casi cuatro décadas, llamado por algunos Don Juan Carlos cazaelefantes-fornicaprincesas de Borbón al cuadrado.

Cuenta Don Juan Carlos, entre su rosario de traiciones que incluyen la hecha a su propio padre, las de sus sacratísimos y reiterados juramentos a los “Principios Fundamentales del Movimiento†fascista. Entre numerosos ejemplos, dijo a la revista francesa “Point de Vue†en noviembre de 1.968: “Jamás, jamás aceptaré reinar mientras viva mi padre†, reiterando declaraciones anteriores a la revista norteamericana “Time†(enero del 66). La reina Sofía contó a Pilar Urbano que su marido decía: “Delante de mí no se habla mal de Franco†. En enero de 1.969 declaraba Juan Carlos a la Agencia EFE, para salir en todos los periódicos, radio y televisión, su entrega incondicional a lo que Franco dispusiera, elogiando las “Leyes Fundamentales†núcleo del fasciofranquismo. Etcétera. Por si no quedara claro, en julio de 1.969 afirmó ante las pseudo-Cortes franquianas: “Recibo del Generalísimo Franco la legitimidad política surgida el 18 de julio de 1.936†.

Todo ello no sólo en vida del caudillo sino también tras la muerte de éste, al ser proclamado Rey: “Juro por Dios y sobre los Evangelios cumplir las Leyes Fundamentales y guardar lealtad a los Principios del Movimiento Nacional†. Por algo dice Rábago “El Roto†que la solución para la Monarquía sería la decencia. Y no cabe duda de que Juan Carlos es un aventajado émulo de Groucho Marx: “Éstos son mis principios; pero, si me conviene, tengo otros†.

II

Mas procede comentar cuanto antes a qué se refiere esta pareja de palabras “Proceso Constituyente†, tan asiduamente repetidas urbi et orbi. Y, de seguida, lo que expresa el trío de las mismas “Proceso Constituyente Republicano†. ¿Qué es, a saber, un Proceso Constituyente? (proceso político, se entiende). Si habláramos de la nueva Venezuela de Chávez, verbigracia, podríamos resumir que éste ganó las Elecciones Presidenciales del 98 con su proyecto “Socialismo del siglo XXI†. Nada más jurar como Presidente produjo un Decreto para activar el “Poder Constituyente†. Lo que condujo a un “Referéndum Constituyente†(25/4/99), aprobado por más de un 80%, para modificar la Constitución de 1.961; estableciéndose una Asamblea Nacional Constituyente que elaboró una nueva Constitución. La cual fue aprobada en un segundo Referéndum, el 15/12/99, con 72% de votos. A estos datos se añadirían algunos otros sobre la movilización y convergencia de fuerzas populares y políticas.

En suma, “proceso†no es sino conjunto o serie de pasos sucesivos, acciones, acometimientos, hasta llegar a unos logros. Tratándose de “proceso constituyente†, los logros serán, obviamente, una nueva Constitución. Si de estas dos palabras pasamos al trío “proceso constituyente republicano†, los logros devienen una Constitución republicana. En cuanto a tales acciones “movilizadoras†, las mismas incluirán, obviamente, informar y hacer parte a la ciudadanía del proyecto y objetivos democráticos que encarna la República; puesto que el fin natural de una sociedad democrática es la República.

Cabe añadir que “proceso†es también, en una perspectiva confluente, el periplo de ir uniendo y conjugando esfuerzos, sumando iniciativas tanto ciudadanas como institucionales. Iniciativas republicanas en el caso de un “proceso constituyente republicano†, las cuales impulsen el desarrollo y progresión de una conciencia republicana. (Pongamos un ejemplo: crear Ateneos Republicanos). Proceso Constituyente Republicano equivaldrá, en fin, a un desarrollo de acumulación de fuerzas para impulsar una marea creciente de CONCIENCIA Cà VICA REPUBLICANA. Pues en última instancia no se trata sino de CIVISMO Y RADICALIDAD DEMOCRà TICA, de que crezca un poder popular en su mejor sentido, capaz de alcanzar una ruptura cabalmente democrática, lo que es tanto como decir RESCATAR SIGLOS. Una ruptura que cabalgue sobre el DERECHO A DECIDIR acerca de la forma de Estado. Y recordemos, por cierto, que la Monarquía no fue votada en España (en 1.978) por los hoy menores de 53 años.

Se trata, en otras palabras, de edificar de modo auténtico un nuevo orden o modelo, UN NUEVO CONTRATO SOCIAL Y POLà TICO que entrañe UNA VERDADERA LEGITIMIDAD. Dada la ilegitimidad de la monarquía y del monarca que nos impuso, porque le salió de donde no digan dueñas, el “caudillo†fascista tras asesinar a la II República con ayuda de Mussolini y Hitler. Monarca que luego nos fue por segunda vez impuesto, “asignado†, por medio de la Constitución amañada de 1.978 -–aunque la misma tenga muchas partes respetables—- fabricada bajo el potente e intimidante ruido de sables o trágala de unos militares franquistas custodios del “atado y bien atado†de su caudillo eterno, el césar marroquí de El Ferrol de Pablo Iglesias.

Una Constitución pastoreada en no pequeña parte por el “padre constituyente†Fraga Iribarne, que en cualquier otro país de Europa hubiese ido a la cárcel por muchos años y aquí ha muerto en olor y loor de multitudes que olían demasiado a franquismo visceral. Y quien abrigue duda de los graves y peligrosos vicios de la Constitución de 1.978 explíquenos, por ejemplo, qué significa situar al Ejército en la cúspide de la política al meterlo en el fundamental, neurálgico Tà TULO PRELIMINAR de esta Ley Máxima de 1.978, Artículo 8, el cual parece trasplantado del 37 de la “Ley Orgánica del Estado†de 1.967, que fue culmen y apogeo de las “Leyes Fundamentales†de la dictadura francofascista.

En fin, para mayor esperpento, cabe parar mientes en que la ilegitimidad de origen de Don Juan Carlos, simplemente dimanante del “dedazo†fascista de Franco, ni siquiera es la única. Pues Juan Carlos incluso usurpó los eventuales “derechos†de su padre. Doblando así, si cupiera, su ilegitimidad.

¿Qué más añadir, a riesgo de ser redundante?: que confiamos serenamente en que el Proceso Constituyente por el que luchamos derrotará al matrimonio canalla de olvido e impunidad que pesa sobre este pueblo nuestro, devolviéndonos la parte de Soberanía que nos fue robada y entregada por Franco a los Borbones. Unos Borbones que ya han venido a España cuatro veces, y saben demasiado bien que por quinta vez no vuelven. Quizá por eso, no sólo por avaricia, D. Juan Carlos amasa y amasa millones, y su hija Cristina hace por su parte lo que puede junto a su maridito. Probablemente saben que éste ya no es un país para reyes.

III

Nos hemos referido a acciones y esfuerzos “movilizadores†y de información a la ciudadanía dentro del Proceso Constituyente Republicano. Se tratará, señalábamos, de hacer parte a los ciudadanos/as del proyecto y objetivos democráticos que encarna la República, incluida la total IGUALDAD ANTE LA LEY que exigen los Tratados Internacionales firmados por España (como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) y la propia Constitución del 78, sin que pueda existir DISCRIMINACIÓN POR RAZÓN DE NACIMIENTO. ¿Y acaso no lo es la sucesión hereditaria en la Jefatura del Estado? ¿Qué vetusto y rancio privilegio ventajista es éste de que todo ciudadano/a pueda ser Presidente de la República pero sólo cuatro gatos (con preferencia sobre las gatas, por ende) puedan acceder a Jefe del Estado en una monarquía?

Se tratará, continuamos, de que los españoles/as sepan lo que está en juego, que no han tenido verdadero derecho a manifestar qué desean para su país, que hablar de República es hacerlo de DIGNIDAD de los ciudadanos/as. De hacerles saber, entre otras cosas, que la II República no fracasó sino fue incesantemente saboteada por la conjuración de caciques de egoísmo feroz, eclesiásticos conchabados con ellos desde siempre, y militares que no creían en el Pueblo ni en la Democracia, acostumbrados a más de un siglo de intervencionismo político. Ya la I República fue liquidada por dos golpes de estado, de los generales Pavía y Martínez Campos. Y la Segunda asesinada por Mola, Franco, Queipo y demás generales facciosos, que fusilaron, por no querer traicionar a la República y a sus juramentos, a otros dignos generales como Batet, Núñez de Prado, Romerales, Campins, Caridad Pita, Salcedo. Se tratará también de informar a los ciudadanos/as de que la II República no había perdido la guerra a fines de marzo de 1.939, sino resistiría con bravura hasta que empezase la inminente II Guerra Mundial, en cuyo momento recibiría el apoyo de Francia e Inglaterra, enemigos de los compadres de Franco, Hitler y Mussolini. Pero sufrió la traición y golpe de estado del coronel Casado, de Besteiro, etcétera, que la impidieron llegar al 1 de septiembre.

E informar igualmente a la ciudadanía de que la III República entrañará un claro horizonte de JUSTICIA y LAICIDAD. ¿Conocen bien los españoles/as las inmensas cantidades de dinero de nuestros impuestos que se queda la Iglesia, saben que triplicamos al país de Europa qué más dinero da a la enseñanza religiosa? ¿Conocen los bienes y terrenos de que se apropian directamente los obispos gracias a una ley perversa en cualquier país civilizado, la cual mantiene un PP en infame consorcio con la Iglesia? ¡Si hasta han arramplado con la Mezquita de Córdoba, y se forran con los suculentos ingresos de las entradas para visitarla! ¡Qué robo al Estado, o sea, a todos nosotros!

Del mismo modo, hacer conocer a los ciudadanos/as que nuestro Proceso Constituyente no entraña sólo un proyecto jurídico y legislativo, sino una andadura política que posiblemente desemboque en un Referéndum Monarquía-República como en Italia y Grecia tras sus dictaduras fascistas. En cualquier caso, habrá que salvar las trampas impuestas por el Artículo 168 de la Constitución de 1.978, pues la monarquía por dedazo de Franco que nos colaron en la misma está blindada en dicho Artículo, en forma muy difícil de salvar. El famoso “atado y bien atado†.

IV

No podemos alargarnos más, aunque materia queda. Sólo un par de breves apuntes, como señalar que la famosa “Transición†ha sido en notable parte “Transacción†, esto es, transigir, comulgar con ruedas de molino, aceptar lo que no es justo. Entre tantos posibles ejemplos, citemos uno de primera magnitud: la ignominiosa no rehabilitación de los “últimos soldados de la República†, los guerrilleros antifascistas conocidos por “maquis†, héroes en toda Europa menos aquí, con medallas, pensiones, etcétera. O el gran trágala de que, en unos tiempos en que las monarquías semejan una especie mundial en extinción (cada vez una menos, nunca una más), España se constituye en excepción mundial, con su cuarta película de Borbones.

Somos jacobinos, no girondinos. Tenemos sangre jacobina cual el modesto y preclaro don Antonio Machado. Y repetimos que nos proponemos RESCATAR SIGLOS. Eso significa en nuestro país la República. Por lo cual la fusilaron dos veces, en el siglo XIX y el XX, pese a que había llegado sin una gota de sangre, entre el entusiasmo del pueblo. ¡Ay, hermosa II República, que renunció en su Constitución a la guerra!

Amamos lo que necesitamos, y por eso amamos la República. Por eso gritamos ¡que Talavera de la Reina vuelva a ser Talavera del Tajo, como en la II República! Por eso nos sentimos hermanos de la noble Alcaldesa de Pastores (pueblito de Salamanca), Pilar Salazar, que izó una bandera republicana en su Ayuntamiento, en apoyo al “Encuentro de Cargos Públicos†de la Junta Estatal Republicana (JER) el 1º de diciembre de 2.013, al que tuvimos la suerte de asistir.

José Luis Pitarch es Presidente federal de Unidad Cívica por la República

UCR Mallorca, 15 Marzo 2.014



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 288312

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License