Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

¿Por un nuevo contrato social europeo?

Entrevista con Luis González, miembro del Consejo Confederal de CCOO

Ante la cumbre de la Unión Europea que aborda una posible reforma de los Tratados de la UE, ocho responsables de confederaciones sindicales han hecho pública el 7 de diciembre una Tribuna de Opinión en diversos medios de prensa, en la que abogan por “una profundización del proyecto europeo, pero con políticas distintas a las fracasadas e injustas†actuales, por alcanzar los objetivos de reducción de deuda y déficit en plazos “realistas†, y por un “nuevo contrato social europeo que sustituya al histórico†y piden la participación del movimiento sindical en la futura revisión de los tratados, a través de una “convención†, con el objetivo de “garantizar la supervivencia†de la Unión Europea.

El periódico independiente “Información Obrera†ha entrevistado a Luis González, responsable sindical de la Sanidad en Sevilla y miembro del Consejo Confederal de CCOO, que ha mantenido posiciones contrapuestas a las expresadas en esa tribuna.

Información Obrera: Toxo, Méndez y otros dirigentes sindicales europeos han publicado un artículo pidiendo “un nuevo contrato social europeo†. ¿Lo conoces?

Luis González: Lo conozco, y no comparto en absoluto sus contenidos

IO: Pero el artículo ¿no es la posición del movimiento sindical europeo?

L.G.: En primer lugar, por lo que yo sé, no ha sido discutido en ningún órgano sindical. Y según las noticias que tengo, aunque lo firman los dirigentes de UGT y CCOO, de la DGB alemana y de algunos sindicatos franceses y belgas, otros dirigentes sindicales se han negado a firmarlo. En particular, me gustaría destacar que no lo firman ni dirigentes sindicales griegos, ni portugueses, irlandeses o británicos.

IO: Pero el artículo ¿No se corresponde con la línea aprobada por la dirección de tu sindicato, CCOO?

L.G.: Tengo que reconocer que muchas cosas coinciden con las propuestas de la mayoría del sindicato. Pero eso no significa, ni mucho menos, que el conjunto de los sindicalistas conozca o apruebe esas propuestas.

IO: Y tú, ¿qué opinas?

L.G.: Las propuestas de “nuevo contrato social europeo†no son nuevas. Son la continuación natural del Acuerdo Social y Económico (ASE) que acordó el recorte de pensiones. El 3 de febrero de este año, las direcciones de UGT, CCOO y la DGB, que corresponden a tres de los ocho firmantes del artículo, publicaban una declaración que se titulaba “Europa en la encrucijada†, en la que se defendían reformas laborales “fruto del diálogo social y de acuerdos con los interlocutores sociales†, y decían que “en este sentido, valoran positivamente los acuerdos que recientemente se han alcanzado en España sobre pensiones y negociación colectiva†.

IO: ¿Cuál es tu valoración del ASE?

L.G.: El resultado del ASE es una rebaja del 20% en el valor de las pensiones futuras, y dos años más de trabajo para el trabajador para poder jubilarse. En cuanto a la negociación colectiva, el resultado de los acuerdos es cero. La negociación de los convenios estaba bloqueada y sigue bloqueada, a pesar de los compromisos de moderación salarial. Y entre los jóvenes, que son quienes verán más atrasada su jubilación y más reducida su pensión, un desastre sindical.

IO: ¿Puedes explicarnos esa valoración de “desastre sindical†?

L.G.: Después del ASE, en Comisiones Obreras, la afiliación de jóvenes, que ya era baja, ha caído un 50%. Y como me explicaba muy agudamente un joven militante, las movilizaciones masivas de los indignados del 15­M no habrían sido posibles sin la firma del pacto por los dirigentes de UGT y CCOO, que ha generado un importante desconcierto y rechazo en los jóvenes, y ha abierto un foso entre las organizaciones sindicales y los millones de jóvenes sin trabajo.

IO: ¿Y tú opinas que la tribuna firmada por los ocho dirigentes va por esa línea?

L.G.: Basta con leer frases como esta:“el movimiento sindical europeo no está defendiendo una posición de parte: creemos que al hablar así estamos defendiendo los intereses generales y contribuyendo a buscar soluciones a la gravísima crisis política de la UE†. Precisamente hay que recordar que los sindicatos son organizaciones creadas para defender los intereses “de parte†de los trabajadores, contrapuestos a los de los patronos.

IO: Pero ¿no crees que si se hunde la Unión Europea sufriremos todos?

L.G.: Creo que es una buena pregunta para hacérsela a los trabajadores griegos, o portugueses o irlandeses, a los que la Troika, de la que forman parte, junto con el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central, instituciones centrales de la Unión Europea, está llevando a la ruina. O los empleados públicos de Cataluña, Castilla La Mancha, Canarias, o los de la enseñanza de Madrid y Navarra, donde para cumplir con el recorte de déficit que exige la Unión Europea se les está bajando los salarios, aumentando la jornada o simplemente despidiéndoles. Y el precio va a ser aún mayor

IO: ¿Un precio aún mayor?

L.G.: Rajoy desveló a los dirigentes de UGT y CCOO algunas de las exigencias que el Banco Central Europeo hizo en una carta secreta enviada al gobierno español en julio: además de la reforma de la Constitución, rebaja de los salarios en un 20%, empleos “para jóvenes†por debajo del salario mínimo y sin derecho a desempleo ni pensión. El gobierno Zapatero, antes de irse, ya ha dado un primer paso, legislando sobre un “trabajo en prácticas†para titulados universitarios y de Formación profesional, con 426 euros de salario, cuando el salario mínimo está en 640 euros. Habría que recordar que cuando el gobierno de Felipe González pretendió imponer en 1988 un supuesto “plan de Empleo Juvenil†, con contratos de este tipo, la respuesta del movimiento sindical fue la convocatoria de Huelga General del 14 de Diciembre, que fue masivamente seguida.

IO: ¿Qué consecuencias crees que puede tener esta línea para los sindicatos?

L.G.: El artículo de los ocho dirigentes dice que “es necesario establecer un nuevo contrato social y económico con la activa participación de los interlocutores sociales. Un nuevo contrato social europeo que sustituya al histórico, cuyos grandes capítulos deberían ser, entre otros, el empleo, los salarios, las pensiones, la protección por desempleo, la educación y la salud†. Es una línea que les lleva al desastre. Obliga a hacer tabla rasa de todas las conquistas sociales arrancadas en la lucha de clases, a aceptar que todo es negociable. Para “salvar a Europa†exige aceptar las condiciones impuestas por el capital financiero.

IO: Y eso ¿a dónde nos lleva?

L.G.: En el último Consejo Confederal de CCOO me opuse a la línea de “concertación†con el futuro gobierno Rajoy y propuse, por el contrario, hacer públicas las “líneas rojas†de recortes que en ningún caso los sindicatos aceptaríamos, y buscar desde ya aliados para organizar la movilización en defensa de los servicios públicos, los derechos laborales, las conquistas sociales. El Secretario General, Ignacio Fernández Toxo, me contestó una cosa desconcertante. Me dijo que con esa línea seguramente no perderíamos afiliados o incluso los ganaríamos, pero que nos quedaríamos fuera del ámbito de decisión, sin capacidad de influir en los cambios. Son dos concepciones contrapuestas. Para mí la fuerza de los sindicatos viene precisamente de su afiliación y de su capacidad de movilización. Para otros lo importante es estar en las mesas del “diálogo social†, aunque para ello haya que desmovilizar y de ahí sólo salgan recortes (como muestra la experiencia de los últimos años)

IO: Pero entonces ¿no hay nada que hacer? ¿Hay que dar la batalla por perdida dentro de los sindicatos?

L.G.: Ni mucho menos. Hay que fijarse en las movilizaciones de enseñantes de Madrid o de la Sanidad en Cataluña, que sólo son posibles con los sindicatos y con asambleas de trabajadores que impongan la movilización unida. Hay que tener en mente las masivas movilizaciones y huelgas del pueblo griego con sus sindicatos. Hay que rechazar la campaña contra los sindicatos, que se apoya en los errores de los dirigentes, pero que va mucho más allá. Por ejemplo, 15 responsables del sindicato de electricidad de Grecia han sido procesados por participar en la campaña de boicot al nuevo impuesto sobre las viviendas, que el gobierno cobra con el recibo de la luz. ¿Hay que abandonarlos? Todo lo contrario, hay que hacer campaña en su defensa. Las próximas batallas contra los recortes que se anuncian exigen, más que nunca, que luchemos para que nuestros sindicatos las organicen y encabecen. En esa lucha será posible para los trabajadores avanzar para reconquistar sus organizaciones.



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 272588

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License