Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

La estafa eléctrica . ICEA

Año nuevo, nuevas subidas. La más sorprendente fue la de la luz, que con una primera subida estipulada por los resultados de la subasta de las electricas, puso los pelos de punta a la gran mayoría de ciudadanos y trabajadores, acogidas a la tarifa de ultimo recurso ATR 2.0, al que se les anunciaba una subida inicial del 11 por ciento

Afortunadamente el asunto quedó temporalmente zanjado al anularse la subasta número 25, y por decreto ley, el gobierno anunció una subida de solo el 2,3 por ciento, temporalmente hasta abril, fecha de la nueva subasta trimestral.

El hecho en sí, ha destapado lo que desde hace años se venía dando, esto es, una manipulación por parte de las 5 grandes empresas del país, generadoras y comercializadoras al mismo tiempo, de los precios de la factura electrica, a través de la subasta CESUR.

Para entender un poco más esta situación hay que tener en cuenta lo sigüiente:

El sistema eléctrico español tiene dos vertientes que generan energía, la convencional qué supone un 70% de la energía producida y la obtenida por las energías renovables que aporta un 30% aproximadamente. (cifra que en los últimos años va en aumento)

Esta energía, generada de forma sostenible, el Estado les garantiza un precio superior al de mercado y toda la energía que producen debe ser comprada obligatoriamente. No debe extrañar una decisión política a este respecto ya que se pretende mitigar la dependencia del petróleo, teniendo en cuenta, por ejemplo, las horas de sol durante el año a gratis total. La otra parte son las empresas bajo régimen ordinario, es decir, aquellas que producen energía de forma convencional, nuclear, hidráulica, gas, carbón…, donde el oligopolio eléctrico domina a placer y la energía que éstas producen se compra mediante subasta. (cesur)

Una vez entendido esto cabe preguntarse como funciona la subasta CESUR.

El Operador del Mercado Ibérico de la Energía (OMEL) hace una subasta para comprar energía. La primera demanda que se cubre es la obtenida por energía nuclear, ya que estas centrales deben de estar siempre activas por los elevados costes de arranque y parada. El siguiente tramo de la demanda se cubre con las energías renovables que tienen un precio regulado y una producción colocada por ley. Una vez asegurado el orden de oferta que la demanda debe de adquirir, finalmente y a continuación entran en escena todos los otros sistemas energéticos desde el hidráulico al carbón. El sistema funciona de esta manera para dar cobertura a la petición de la demanda.

Como se ha dicho la energía nuclear y la producida por las energías renovables cubren el primer tramo, a continuación se subasta las otras producciones, el gas natural, la hidráulica, el fuel y el carbón, cada una a un precio. La manipulación radica en asignar al coste de producir energía eléctrica a través de los ciclos de gas combinados, la que tiene unos costes mayores, a todos los demás formas de producción, siendo este es el precio resultante de la subasta, aumentado los costes.

Otra de las formas de manipular el precio de la factura electrica repercutida ha sido la de mantener paradas instalaciones hidroelectricas para facilitar una mayor entrada productora de los ciclos de gas combinados, como se ha dicho más arriba, de coste mas alto.

Y como no, cuando llegamos al comentario del ministro referente a la burda manipulación, sacando pecho contra las electricas, pueden sugerirse varias cosas, la primera de ellas la que hemos mencionado más arriba, y la siguiente es que como consecuencia de la liberalización total del sector, y la subida en mas del 80 por ciento en 9 años de la factura electrica, nos encontramos que el sector electrico ha encontrado un importante campo para los negocios especulativos de bancos, fondos de inversión y los tiburones de siempre: la banca de lujo, desde Golman Sachs al Royal Bank of Scotland, lo mas selecto de los especuladores holandeses, franceses, italianos, portugueses y del Reino Unido, todos acudieron por su parte del pastel, a través de los mercados de futuros, todo y que no fueron mencionados en el informe encargado por el ministro de Industria a la CNMC para investigar lo ocurrido en la subasta 25.

El ministro encargó a la CNMC la investigación de la subasta número 25. La CNMC, la cual ahora no ve indicios de burda manipulación, aferrándose a circunstancias atipicas, aunque aun asi ,la mayor parte del documento trata de evaluar la más atípica de la circunstancia y el eje del conflicto: el alza de los precios hasta alcanzar los 61,83 euros por megavatio/hora que se marcó en la subasta.

En efecto, el informe confirma que desde el día 2 al 19 de diciembre los precios en el mercado mayorista “registraron niveles que no se habían producido desde el año 2002†con un aumento entre el 60% y el 70% respecto a la semana anterior, cuyo precio se situaba en torno a los 50 euros/Mwh.

La CNMC certifica que esos precios fueron trasladados de “manera inmediata†a la subasta del 19 de diciembre, que resultó más de un 7% superior a las referencias de los mercados a plazo el día anterior a su celebración. Competencia también reconoce que los contratos de futuros cayeron en picado en los días siguientes a la subasta, con un descenso de precios del 14,8% respecto al precio de la Cesur, hasta los 52,65 euros/MWh del 27 de diciembre.

Esto no ocurre sólo en la citada subasta 25, en la anterior, la 24, ocurre lo mismo y las anteriores lo mismo de lo mismo.

¿Pero como hemos llegado a esta situacion?

Si hacemos un poco de historia reciente Desde finales de los años 90, las sucesivas planificaciones energéticas españolas estimularon el desarrollo de las energías renovables. Europa inspiraba, por razones medioambientales, una política que además parecía tener sentido económico en un país sin combustibles fósiles competitivos y con abundante sol y viento. Pero las tecnologías para explotar ambos recursos eran inmaduras y más caras que las ordinarias (hidroeléctrica clásica, carbón o nuclear). Siguiendo los pasos de otros países como Alemania, España apostó ingentes recursos en forma de ayudas a la producción para instalar molinos de viento y huertos solares. Y al mismo tiempo favoreció la instalación de centrales de gas de ciclo combinado como energía de respaldo, para asegurar el suministro cuando fallara el sol y el viento.

Ocurrió en pleno ciclo de expansión de la economía y con los tipos de interés a ras de suelo, lo que estimuló aún más las inversiones. El resultado tomó forma de burbuja especulativa. El caso más claro es la energía fotovoltaica: la deficiente regulación, propició la instalación desmedida de huertos solares, con costes de producción enormes y retribuidos con subvenciones estratosféricas.

En 2012, las explotaciones renovables recibieron 6.600 millones en primas, la mayor cantidad de todo el sistema, por cubrir poco más del 30%-40% de la demanda eléctrica del país, una cifra nada despreciable. Los excesos también se dejan ver en el despliegue de las centrales de gas: las eléctricas instalaron más de 60 grupos . La época de bonanza dejó en herencia un sector energético sobredimensionado, caro y por amortizar.

Aunque claro esta, el coste de producir la electricidad con explotaciones renovables es cero con plazos de amortizacion controlados, mientras que el coste de producir luz con centrales de gas se incrementa notablemente, siendo los plazos de amortización largos.

En resumen manipulación de precios, especulación financiera, sobredimensionamiento de infraestructuras ayudas a las electricas (CTC, primas renovables) no son suficientes para que nos sigamos cuestionando el hecho de que estando los pantanos llenos a reventar, habiendo caído la demanda desde la crisis, o habiendose mantenido estable el precio del gas se siga aumentando el deficit de tarifa a 30 mil millones de euros, y no se sienten premeditadamente las bases para implementar energias limpias que ante el agotamiento de los combustibles fosiles de los que se importan 45 mil millones de euros, sirvan como alternativa real.

En el video que os pasamos a continuacion oligopoly 2 se aclaran cuales son los verdaderos razonamientos del incremento de la luz en los últimos años, y la necesaria apuesta por un modelo energetico que se aleje de los intereses de grandes corporaciones, y politicos a través de las puertas giratorias entre empresa y administración.

http://www.economiacritica.net/?p=2675



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 272588

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License