Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Ante el LXIII aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ¿Qué podemos celebrar? ¿Acaso la bajada de las primas de riesgo o la subida de las bolsas?

Si hace 4 días escribíamos que “En el día de la constitución, ya no hay nada que celebrar†, tres cuartos de lo mismo nos ocurre con la declaración universal de los DDHH, este 10 de diciembre.

Con la Constitución Española, los motivos para considerar cinismo las grandilocuentes celebraciones se basaban en que la carta magna no garantiza los derechos mas elementales que refiere (trabajo, vivienda, salud, educación, libertades, progresividad fiscal, igualdad del voto,…), ni se respeta su consenso, ni se consulta a la ciudadanía su reforma, y la pueden modificar a su antojo Zapatero y Rajoy al dictado de los mercados europeos (Merkozy) y americanos (Goldman Sachs, Trilateral, club Bilderberg).

En el caso de los Derechos Humanos, cada día mas vilipendiados, tampoco puede decirse que se cumplan, ni los mas esenciales como los derechos a la salud, el bienestar, la vivienda digna, la alimentación, el vestido, la asistencia médica, o los servicios sociales, ni los seguros de paro, enfermedad, invalidez, viudedad o vejez, ni otros derechos, que muchos consideran terciarios como el de la participación en el gobierno del país, el derecho al voto y a la representación, o el poder popular sobre el que debería recaer la autoridad de los poderes públicos.

Como dicen mis amigos de Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A), “las bolsas de marginación y exclusión social, lejos de reducirse, tienden a crecer a costa del aumento del paro y la precariedad, de los problemas de vivienda cada vez más agudizados o del comienzo de recortes en atención e inversión pública que afectan en muchas ocasiones a los sectores más débiles†. Así con la excusa de la crisis, este capitalismo inhumano y neoliberal va exigiendo a los gobiernos cesiones que van claramente en contra de los Derechos Humanos y, estos, sean del signo que sean se ponen del lado de los hoy llamados tecnócratas y banqueros y enfrente de las personas y de espaldas a la ciudadanía.

Este año quiero fijarme especialmente en la injusta forma en la que estamos echando a las personas inmigrantes, la indecorosa criminalización que la que siguen siendo objeto, la desigualdad en el trato ante la ley y los derechos mas elementales, como ahora cuando se les pide innecesariamente sus pasaportes tanto en los centros sanitarios (SESCAM), como en los de empleo (SEPECAM)…

Y si esto es así en nuestro contexto más próximo, que no decir de lo que está pasando en los países de nuestro alrededor, donde las violaciones de los DDHH son no solo dramáticas sino sempiternas. Por no ser exhaustivo me quedo con las tres realidades que citan en la referida APDH-A: La crisis alimentaria en el Cuerno de à frica, los niños y niñas soldado, (en especial los de la invisible Guerra del Congo, con sus más de 5 millones de muertos), o las constantes violaciones y abusos sexuales de mujeres y niñas en Centroamérica.

Si de verdad queremos celebrar algún día la Declaración Universal de 1948, solo tenemos que pedir que se cumplan, denunciar cuando no se ejerzan, y exigir que se garanticen, pues como siempre hemos dicho en nuestras luchas sindicales, políticas y ciudadanas, “los derechos que no se ejercen, ni se defienden, se pierden definitivamente. Es la dignidad humana la que está en juego. De nosotras y nosotros depende.

http://luisangelaguilar.blogspot.co...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 287231

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License