Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

La deuda, el proceso constituyente y el socialismo. Alejo Mancebo

Asociación Jaime Lago

Cinco años después del estallido de la crisis, el paro, el deterioro de los servicios públicos y los salarios de 800 € asfixian a las familias. La corrupción de políticos y empresarios ha llegado a ser un elemento más del paisaje. Y los ricos se hacen más ricos. ¿Qué alternativa se puede proponer? Algunos ven la respuesta en un Proceso Constituyente. Semejante al que aupó al gobierno a Rafael Correa en Ecuador. En el artículo examinamos los pros, contras y las limitaciones de dicha propuesta.

1. Demasiadas mercancías para tan poco salario

A diferencia de las crisis que asolaban a las poblaciones de Europa en el siglo XVIII, en las que una sequía imprevista, la peste negra o una plaga como la que asoló Irlanda en 1845, cuando los estragos producidos por el “tizón tardío†en la cosecha de patatas diezmó a una cuarta parte de la población, la crisis actual no tiene sus raíces en una disminución drástica en la producción de alimentos o mercancías.

De hecho, en nuestro país, las inversiones no dejaron de acudir en masa en el periodo previo a 2008.[i] Pero quienes determinan qué y cómo invertir son actores privados, guiados por la óptica del beneficio a corto plazo. Algo de sobra conocido en nuestro país. Tras la ley del suelo de 1999, ayudados por la caída posterior en las tasas de interés, los inversores privados acudieron en masa a invertir al sector inmobiliario. El negocio en alza fomenta la especulación: unos precios de los pisos en permanente aumento atraen a numerosos capitalistas. Se construyen millones de casas. Pero la gente es incapaz de pagarlos con sus salarios. Algo que se intentó resolver facilitando el endeudamiento hipotecario. Pero eso no hizo más que aplazar y agravar el problema: hoy tenemos más de 3 millones de casas vacías y decenas de familias desahuciadas al día.

En un discurso ante el FMI, el antiguo asesor de Obama Larry Summers declaraba: “tal vez no podamos crecer sin crear burbujas.†Y aunque “la escasez de confianza, la escasez de préstamos y la escasez de consumo sólo se soluciona con burbujas†(…), “increíblemente, ni siquiera una gran burbuja fue capaz de producir excesos en la demanda agregada†.[ii] Y es que en la economía de mercado los inversores están en guerra entre sí. No se invierte en función de las necesidades sociales, de lo que el mercado es capaz de asumir, si no en base a un beneficio posible. Por eso se crean excesos de producción en sectores que tienen potencial de crecer a corto plazo. Pero el exceso de inversión, que no tiene correlato con el consumo real, hace que estos mismos sectores “burbuja “que enriquecían a los “nuevos ricos†, lleven a la ruina, tras el estallido a cientos de miles de personas que trabajaban en ellos.

Para los empresarios, el salario de los empleados, fuente de riqueza, es una “carga†en las cuentas de la empresa. Azuzados por la competencia, los capitalistas intentan disminuir al máximo los costes. El salario directo - la nómina-, y el indirecto, que se paga al estado para mantener los servicios públicos y el funcionamiento del estado, son parte de dichos “costes†. Por otro lado los empresarios quieren mantenerse en la carrera por el mercado. Y eso implica cerrar departamentos poco rentables. Introducir nuevas máquinas que precisarán menos empleados. Implica en definitiva producir cada vez más, inversiones más grandes. ¿Resultado? Una producción creciente, y unos salarios menguantes. Pero como los salarios son la base del consumo, con el tiempo se acumulan las mercancías y la gente no puede comprar. Son las crisis de sobreproducción.

En 2013, por primera vez los 17 millones de trabajadores españoles obtuvieron menos riqueza que unos pocos cientos de miles de propietarios de empresas e inversores: el 44.6% del PIB frente al 46.3%.[iii]Como vemos en el siguiente gráfico, la participación de los trabajadores españoles en el reparto de la riqueza nacional anual, el PIB, no ha dejado de disminuir:

Continuar leyendo



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 272588

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License