Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Defendamos un municipalismo de izquierdas. Ricardo

Colaboración

Bien está que se haga frente a la reforma de la Administración local que se propone perpetrar el gobierno del PP, por supuesto. Aparte de su efecto demoledor sobre la vida de millones de ciudadanos que viven en poblaciones con Ayuntamientos pequeños, inaugura un proceso de privatización salvaje de servicios, y precisamente de aquellos servicios que con mayor profesionalidad y con menos recursos han venido prestándose por las entidades locales.

Ahora bien, con la que ha caído en este país y ante la evidencia de la participación masiva de las Administraciones locales en la corrupción y en la burbuja inmobiliaria, una participación que ya sólo niegan algunos de los beneficiados, se me antoja desolador que personas que, como Raúl Calle, cuentan con dilatada experiencia en las instituciones municipales, no tengan que decir nada que no sea una invocación hueca al municipalismo. Me temo que de esta forma no vamos a levantar muchas simpatías entre la ciudadanía de izquierdas.

Algo tendríamos que decir acerca del recurso constante a instrumentos jurídicos corruptos por definición como los convenios urbanísticos, que han permitido que durante lustros el planeamiento de las ciudades no haya sido discutido y elaborado con la participación de los ciudadanos sino negociado con grandes o medianas empresas y con terratenientes (fueron pioneras en el uso y abuso de convenios urbanísticos las comunidades autónomas de Madrid y Valencia, y no por casualidad). Algo habría que plantear acerca de la desaparición trágica de los patrimonios municipales de suelo, con los que la misma ley obligaba a los Ayuntamientos a intervenir públicamente en el mercado inmobiliario para frenar la especulación, asegurar la reversión de las plusvalías de la acción urbanística de los entes públicos a la comunidad y garantizar el derecho a la vivienda, que es lo que por lo demás manda el artículo 47 de la Constitución.

¿Dónde están los patrimonios municipales de suelo? ¿Cómo pudo en 2010 el Ayuntamiento de Madrid vender sin que se oyera a nadie rechistar miles de metros cuadrados de patrimonio de suelo del plan de viviendas 18000 al tiempo que acomete una privatización futura de las viviendas sociales promovidas en su día en ese plan?

Se habrá de decir algo, en fin, sobre la proliferación de fundaciones, empresas públicas y otro tipo de entidades que, aun manteniendo capital municipal, han servido para huir del derecho público (esto es, del derecho administrativo) en la gestión, o sea para privatizar la gestión de facto, y naturalmente para suprimir controles públicos y eliminar los principios de publicidad, igualdad, mérito y capacidad en el acceso al empleo público. Algo habrá que decir sobre la multiplicación odiosa de cargos de confianza, con Ayuntamientos de menos de 30 concejales que llegan a acumular hasta 70 cargos de confianza o más, encargados entre otras cosas de suplantar a funcionarios de carrera no adeptos al régimen.

No sigo por no aburrir.

Creo que, dada la situación de este país, cualquier alternativa en el mundo municipal de izquierdas que pretenda llegar a algún lado tiene que responder a esas preguntas y proponerse formas de afrontar un cambio. Lo primero, como siempre, predicar con el ejemplo. Sin ir más lejos, qué magnífico acto de compromiso sería que en los Ayuntamientos en los que gobernara Izquierda Unida no hubiera ni un solo cargo de confianza, ni uno solo. Ese tipo de "gestos" sí que convencerían a mucha gente de que somos distintos. Porque somos distintos, claro.



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 301667

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License