Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Bajan los ingresos, se consume el ahorro y se expande la pobreza. Barómetro Social de España. Octubre 2013

En el sexto año de crisis y políticas regresivas se reduce el ingreso y el ahorro de las familias, crece la pobreza y las necesidades básicas no cubiertas.

La marcha de una economía capitalista suele valorarse en función de las variaciones de su Producto Bruto Interno. Entre 1994 y 2007 el PIB español creció cada año un 6% o más. Con el inicio de la crisis el incremento se redujo a la mitad en 2008 (3,3%), cayó fuertemente en 2009 (-3,8%), levemente en 2010 (-0,12%), se recuperó ligeramente en 2011 (0,07%) para volver a descender en 2012 (-1,7%). El balance del período 2008-2012 es una caída del PIB del 5,4% valorado a precios corrientes pero ésta se eleva a -11,8% si descontamos el efecto de la inflación. Es habitual encontrar referencias al papel del estado o de las empresas en esta dinámica. Pero además de éstas la otra gran pata que configura el tejido económico es la “renta de las familias†, los ingresos y consumos que realizan los particulares. ¿Cuál está sido el comportamiento de este segmento durante la crisis? Podemos hacer un seguimiento comparando la evolución de su renta disponible neta (la que queda una vez descontados impuestos), su ahorro total y su endeudamiento valorados en moneda constante (siempre descontando el engañoso incremento de cifras que genera la inflación). En los dos primeros años de crisis (2008-2009) la renta disponible continuó incrementándose pero a menor ritmo (3,8%) y se redujo el endeudamiento (-1,8%) por primera vez tras un largo período de incrementos continuos; además, ante el temor de lo que se avecinaba se redujeron gastos y se incrementó fuertemente el ahorro de los hogares (77%). A partir de entonces la profundización de la crisis supuso un evidente empeoramiento de la situación: desde 2009 a 2012 la renta disponible de las familias cayó un 12,7% y el nivel de endeudamiento continuó en descenso (-11,9%) pero ya no fue posible sostener los niveles de ahorro; por el contrario, la pérdida de empleos, la reducción de ingresos, el agotamiento de prestaciones sociales generaron una importantísima caída de las reservas monetarias de las familias (-60,2%)[i]. En definitiva, en época de vacas flacas se ingresa menos, se consumen los ahorros y no se piden/consiguen créditos. La consecuencia es una caída de los niveles de consumo y una reorientación del gasto.

Seguir leyendo



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 278245

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Entitats i associacions   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License