Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Hay que echar al PP de una vez. Carlos Martínez

La desvergüenza del PP y su Gobierno estatal o los autonómicos que domina, exige por limpieza democrática y salud pública que le echemos. Llegó al poder mediante engaños, financiado corruptamente según sus tesoreros y no ha cumplido sus compromisos electorales, además de que cada vez somos más pobres, los de abajo, naturalmente. No solo están deslegitimados por ser un partido corrupto,- en ese aspecto y si bien no a su nivel recaudatorio, no está solo por desgracia y todos los grandes partidos sistémicos tienen excesivos casos en su haber-. Aunque llegados a este punto hay que advertir que no todos los partidos se han corrompido, pero PP,PSOE,CiU figuran en el cuadro de honor junto a otros, aunque más alejados. Pero, no solo hablamos de librarnos de esta franquicia política de la derecha, por corrupta, sino también por cruel para con las clases populares y trabajar solo en beneficio de los bancos y las grandes compañías, fondos de inversión al igual que engañar y manipular a las clases populares.

Las políticas del PP solo buscan salir de la crisis capitalista, -es decir la de sus clientes-, empobreciendo a las y los trabajadores, liquidando derechos laborales, sociales, educativos y sanitarios. Ahorrando a costa de las personas humildes y trabajadoras o desempleadas. Con un ejército de paradas y parados que supera ampliamente los seis millones, y favorece el miedo, la sumisión y la precariedad de unas clases trabajadoras asustadas, sin referentes de ningún tipo y embrutecidas en muchos casos, por canales de televisión basura tanto públicos como privados y una información en todos los medios corporativos, tendenciosa, falsa y preñada de ideología neoliberal o directamente conservadora y autoritaria.

Una población hipotecada, engañada por años de falso crecimiento económico. Además los partidos con opciones a gobernar la han burlado de forma sistemática, lo que ha conducido a pensar que todos son iguales y que fuera del sistema, -de su sistema-, no hay alternativas. El estallido de la burbuja inmobiliaria, inició una subida feroz del paro. Siendo el estado español un desierto industrial puesto que el precio de su ingreso en la Unión Europea a cambio de migajas en forma de autovías fue desmantelar su industria y convertirse en país-balneario, que sin ladrillo es incapaz de crear empleo. A ello se suma una oligarquía incapaz, rentista, reaccionaria y nada imaginativa, de carácter especulativo, así como profundamente retrograda y que sigue siendo la misma que domina el país desde hace más de cien años, con alguna anecdótica adición. Por tanto y no lo olvidemos, tenemos unas élites económicas que han cooptado a élites políticas y que por tanto son las culpables por su chantaje económico constante, sus golpes de estado o sus imposiciones, siempre. Pero también de de nuestra nula capacidad productiva y la baja calidad democrática.

A ello se une un pueblo desorientado, que tras la dura derrota de la clase obrera y la democracia en 1939, ha sido incapaz todavía de generar una respuesta de clase y una alternativa democrática frente a la plutocracia tradicional y el neofranquismo activo que el PP representa de forma clara y convencida. Al fin y al cabo el PP es el partido de los ricos, al que votan demasiados pobres engañados, perdidos o sin dignidad. Pero también fruto de la incapacidad de las izquierdas políticas y sindicales de generar la respuesta que la reaccionaria oligarquía española y españolista merece. Una falta de valores y de valor de algún partido formado de aluvión y con miedo en sus moderados dirigentes, a que sus bases reclamaran demasiado o no olvidaran tanta miseria, represión, miedo y hambres. Una ley electoral tramposa y divisiones sectarias en las izquierdas, hicieron el resto.

La gigantesca operación del ser Europa como muy bien señala uno de los politólogos más lúcidos Manuel Monereo, fue el gigantesco señuelo que ahora nos tiene atascados.

En el País Valenciano, hay un deporte tradicional llamado el tiro y arrastre o†Tir i Arrastre†, que consiste en pasar un carro cargado, sobre una pista de tierra, blanda y arenosa en la que el carro se estaca si el conductor y el “aca†o caballo, no tienen pericia. Están conjuntados y saben que deben hacer. Además y afortunadamente el uso del látigo está mal visto e incluso penalizado. Luego por analogía, las izquierdas sociales, sindicales y políticas, caminamos sobre una senda blanda, embarrada y sin consistencia debajo, con un carro cargado de cientos de kilos de sectarismo, división, miedo, egoísmo, falta de visión y estrategia política, en el que todos además queremos ser el carretero y nadie el noble e imprescindible caballo o yegua. El aca de los huertanos valencianos. Nadie para tirar sobre un camino lleno de barro, cieno y hojas muertas, olvidando que el caballo de las clases populares es imprescindible y que los carreteros no pueden ser los que a cualquier aparato se le ocurran o los que la prensa digital progresista invente. Además caballo o “aca†y carretero deben quererse, estar unidos y conocerse. Y ojo cualquiera no sabe conducir el carro y amar al caballo, sabiendo transmitir ese amor.

La lección del 15M es la respuesta a tanto engaño y el inicio de la crisis de régimen. Pero renuncia a plantear formulas organizativas políticas, que por otro lado no podía plantear. Si bien, pone el dedo en la llaga lo cual es muy importante. Gracias al 15M se reactivan además respuestas y plataformas ciudadanas y surgen novedosas fórmulas de denuncia. Ha habido varias huelgas generales, pero sin embargo vivimos una apatía generalizada en este ocaso del verano y las agresivas propuestas de la gran patronal la CEOE, no han tenido la contundente respuesta que merecen.

No encuentro otra vía de acción que conquistar nuevamente la ilusión, los valores, el valor y las emociones que nos inflamen y permitan crear un ambiente alternativo y de: si se puede.

Todo este esfuerzo exigirá un nuevo formato organizativo plural de movimientos, sindicatos y fuerzas políticas antineoliberales. Un sujeto como lo fuera “Activos contra la Crisis†, que llegó a juntar en una mesa a todos los actores sociales, excepto aquellos a los que sus compromisos con el poder, no les permitían estar con las gentes de la calle. Por tanto nada se podrá reemprender con éxito sin ese sujeto que además ya se experimentó con éxito y nos permitió hacer un programa sencillo y consensuado frente a la crisis capitalista.

No se trata de reeditar nada, pero si tal vez de volver a poner en marcha estructuras similares y que además surgieron desde los movimientos sociales, aunque se dio entrada a partidos políticos incluso a personas.

Pero para echar al PP, también se nos abre otra oportunidad y es derrotarlo en las elecciones europeas. Aprovechar un proceso electoral para manifestar nuestro rechazo al PP y al neoliberalismo en su conjunto. Este momento, exige, contundencia, seguridad en nosotras mismas y generosidad, pero también inteligencia y ver qué es lo mejor para las clases populares, no para unos profesionales o para un sector determinado, sino para el conjunto de las víctimas de la crisis. Además ¿No se le dice al pueblo humilde y trabajador que la Unión Europea impone recortes? Pues bien vamos a decirle a la burocracia autoritaria y no electa democráticamente de Bruselas, que no queremos recortes, ni más subvenciones a la banca privada y más dinero para los poderosos a costa de los de abajo.

Para lograr esto, humildemente y como activista social y político, propondría:

- La creación de un frente socio-político de movilización popular contra la forma de enfrentar la crisis de los neoliberales en general y el PP en particular, consistente en fortalecer a la gran banca privada y a la patronal CEOE, rebajando sueldos, derechos y servicios. Es decir, ROBAR A LOS POBRES Y DARSELO A LOS RICOS.

- Elaboración de un programa político, sencillo y comprensible, al objeto de marcarnos todo los más diez objetivos que nos permitan vencer en las urnas europeas y poder a partir de ese triunfo reorganizar la ofensiva antineoliberal, democrática y anti-oligárquica, de carácter político.

- Una candidatura de convergencia política de todas las fuerzas antineoliberales, de clase, las izquierdas transformadoras y reales y los sectores democráticos, sociales y culturales que nos permita la victoria y por tanto la preparación para lograr transformar a este Estado en un ente democrático, justo y representativo de los intereses de las clases populares y no solo de los de las oligarquías políticas y económicas.

Si cuando acabe Septiembre, si esto no está ya en marcha y organizándose, pienso que habremos sido una vez más derrotados.

(*) Carlos Martínez es Politólogo y activista social

http://www.tercerainformacion.es/sp...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 278245

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License