Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Tambores de guerra sobre Siria. Eduardo Luque

Mundo Obrero

Los mecanismos de la agresión Imperialista contra Siria se han puesto en marcha. La campaña publicitaria está alcanzando su cénit. La acumulación de navíos de guerra y bombarderos en sus bases de Jordania, Turquía, Chipre e Italia es muy anterior al supuesto incidente del ataque con gases el 21 de agosto.

La decisión de la intervención está tomada desde hace meses. El presidente Obama, continúa en este sentido el plan de guerra diseñado por George W. Bush desde el 15 de septiembre de 2001. Recordemos que este plan incluía la invasión de Afganistán e Irak y los ataques a Libia y Siria; la revelación del plan procede nada menos que del general estadounidense Wesley Clark, ex comandante de la OTAN.

Obama continúa implicado en el rediseño de Oriente Medio. Parece, vistos sus debilidades y sus fracasos (Afganistán, Irak, Egipto, Libia,...) que ha decidido dar el siguiente paso que lo llevará al precipicio. Ha renunciado a la acción política, boicoteando la propuesta rusa de celebrar la Conferencia de Ginebra II, a pesar de que el gobierno sirio ya había aceptado participar sin condiciones previas, no así la denominada oposición. La Casa Blanca se apresta igualmente a romper los consensos internacionales que no obtendría en la ONU y por ello utiliza a la OTAN como ariete militar. EEUU se salta igualmente los acuerdos del G-8 conseguidos en el mes de julio donde se determinó que cualquier uso de “armas químicas†debería ser investigado por la ONU y los datos obtenidos presentados en el Consejo de Seguridad. EEUU ha decidido ejercer de policía, fiscal, acusador, juez y finalmente verdugo.

Obama (Nobel de la paz, ¡que sarcasmo!) y la OTAN, a excepción de Alemania, optan por la escalada militar que incendiará Oriente Medio. Se pretende contrarrestar el declive económico y geopolítico de la potencia del Norte con una acción de fuerza. El riesgo de una confrontación mundial entre Rusia y EEUU no es desdeñable. Rusia ha declarado que no piensa atacar a nadie, aunque seguirá apoyando al gobierno sirio. De todas formas la marina rusa, que está en estado de máxima alerta, envía más buques de guerra hacia el Mediterráneo Oriental. En este momento cualquier error de cálculo de las fuerzas intervinientes puede provocar un segundo Sarajevo.

El primer ministro del Reino Unido ha convocado al Parlamento, del que obtendrá con toda seguridad el “plácet†para una acción militar, que ya cuenta con el respaldo del Presidente francés (Jean-Luc-Mélenchon, líder de la izquierda y opuesto a la intervención, califica a su presidente de poco menos que caniche que ha de ladrar más alto que otros lobos para que se le tenga en cuenta). Con seguridad las aportaciones económicas de las compañías de petróleo a su campaña electoral, así como los intereses de la gran industria representada en el Consejo de Ministros del Elíseo ahora pasan factura. El islamista turco Erdogan (atrapado por las inversiones y las deudas con Arabia Saudita y el ruinoso apoyo económico a los Hermanos Musulmanes de Egipto) se apunta, a pesar del rechazo popular a su gobierno, a intervenir intentando eliminar a los kurdos en el norte de Siria. Arabia Saudita y Qatar, expresión del islamismo más reaccionario y brutal, pretenden extender un islam fanático, contrario a la extensión de los derechos humanos más elementales. Por último, el primer ministro israelí deseoso de acabar con Siria, Irán y especialmente con la guerrilla de Hezbollah que ha humillado al ejército hebreo en numerosas ocasiones, acaricia su sueño de una guerra cuasi apocalíptica en Oriente Medio. Todos ellos contarán con el apoyo de España, cuyas bases militares son fundamentales para el ataque como lo fueron en el caso libio. Rajoy (el gran ausente) se pondrá en posición de “firmes†frente a las demandas del amo norteamericano; su ministro de exteriores el señor Margallo se fotografió recientemente con uno de los terroristas más buscados por los servicios de inteligencia españoles y europeos. España se verá involucrada en una nueva guerra como ya lo hizo con el presidente Aznar.

La similitud con la invasión de Iraq es evidente: el uso de armas de destrucción masiva contra la población civil… un sátrapa en el poder… sólo nos falta ver los cormoranes llenos de petróleo nuevamente.

Sin pruebas

Los informes que están realizando medios neutrales demuestran la inconsistencia de las argumentaciones. Occidente exigió que los delegados de la ONU tuvieran acceso a la zona. Ya habían sido llamados con anterioridad por el gobierno sirio pero cuando se ha permitido su acceso, Occidente ha afirmado que las pruebas habían sido borradas. Hoy, 28 de agosto, el representante especial de la ONU en Siria Lakhdar Brahimi, ha insistido en que, hasta el presente, ni EEUU ni Reino Unido ni Francia han presentado pruebas del uso de armas químicas en Siria. “Los estadounidenses, los británicos y otros afirmaron que saben que se usaron armas químicas y disponen de pruebas. Nos dijeron que las presentarían pero por el momento no lo han hecho†, constató Brahimi en su discurso ante la ONU en Ginebra. Añadió “Estamos muy interesados en escucharles†.

Las contradicciones en la argumentación se acumulan. Primero fue la fecha de la emisión de las imágenes en Youtube anteriores a la declaración del supuesto ataque. Segundo, se ha constatado que algunas de las imágenes presentadas en los medios corresponden a grabaciones de enfrentamientos en Egipto. Tercero, la utilidad y el momento: cuando a escasamente 8 km del incidente habían acudido los delegados de las NNUU llamados por el gobierno sirio, ¡precisamente en ese momento se realiza un ataque con gas! Es como si un asesino perpetrase un crimen en su casa mientras abre la puerta a la policía. ¡Así de lógico es el tema! Mientras la reunión en Aman del 25 al 27 de agosto de los máximos jefes militares de los países agresores ha dado carta blanca al ataque.

Manipulación informativa

Las fotos tomadas por los satélites militares rusos y presentadas a los ministros exteriores de occidente demuestran el lanzamiento de dos misiles a la hora del ataque desde posiciones ocupadas por la oposición, concretamente desde las zonas controladas por la autodenominada “Brigada del Islam†. Los dos misiles de construcción artesanal impactaron sobre zonas pobladas. Los medios occidentales se hicieron eco inmediato, hablaron de 1.700 muertos, para ser rebajados después a 600, 225, 120… finalmente Médicos sin fronteras hablaba de 25 civiles.

Multitud de periodistas, en un ejemplo increíble de manipulación informativa, lo dieron todo por bueno y con la sola información de Youtube comenzaron a vociferar pidiendo venganza. Es normal, para eso les pagan; sin ir más lejos, el diario Le Figaro, uno de los grandes promotores de la guerra, es propiedad de la empresa Dassault, una de las mayores vendedoras de armas de Francia y de Europa.

Para Occidente, las pruebas aportadas el 19 de marzo por el servicio de inteligencia ruso al Consejo de Seguridad de la ONU, sobre el uso de gas Sarín en la ciudad Jan al Assad en Alepo, por parte de la oposición, no ha merecido el más pequeño comentario. Lo mismo que la detención el 29 de mayo de militantes del Ejército Libre de Siria (ELS) en territorio turco con 150 kg de gas sarín o la acusación documentada de Carla del Ponti, (representante de las NNUU en el conflicto sirio) sobre el uso de gases tóxicos por parte de la oposición en Alepo. En diciembre del 2012 un video del Ejército Sirio Libre mostraba la fabricación de gas sarín y amenazaba con usarlo…

De todas formas el elemento más determinante era que las derrotas militares de los “rebeldes†habían puesto a estos en una situación crítica, se estima que la operación “escudo de Damasco†entorno a la capital siria, había eliminado a más de 1.200 opositores en dos semanas, a lo que hay que sumar las derrotas en la región de Lakatia y en la frontera turca. El total de bajas en el último mes según fuentes militares occidentales podría superar los 4.000.

La acción militar que se yergue sobre Siria, intenta hacer recuperar la iniciativa militar a los grupos salafistas ligados a Al-Qaeda que forman el grueso de las fuerzas de la “oposición†.

La posición de EEUU durante el conflicto ha sido siempre la misma: negar todo avance en los sucesivos cambios políticos que ha introducido el gobierno sirio desde las elecciones municipales multipartidistas, desde las leyes de amnistía, hasta una Constitución ampliamente votada por la ciudadanía en febrero del 2012 (que reconoce las libertades formales, multipartidismo y separación de poderes) o la creación de una Comisión para combatir la corrupción y la instauración de un gobierno con la partición de la oposición democrática interna. La OTAN no puede permitir que el Plan de democratización de Siria funcione, aspiran a un escenario Libio que permita el cambio de régimen en Damasco.

Lo dice Alexei Pushkov (presidente de la Comisión de Relaciones exteriores del Parlamento ruso): «Washington y Londres han declarado a Assad culpable antes de las conclusiones de los inspectores de la ONU. Sólo aceptarán un veredicto de culpabilidad. Cualquier otro veredicto será rechazado.» Haga lo que haga Al-Assad será culpable, puesto que se ha decidió quien es el asesino antes de cometerse el crimen.

http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=3034



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 287231

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License