Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Aportaciones de IU Comunidad Madrid a la Conferencia sobre Europa del 23 de junio 2013

No puede pretenderse hablar de un debate abierto y participado cuando no se han hecho los esfuerzos necesarios para que el documento sea debatido en las asambleas de base. No se han articulado los mecanismos para que este debate hubiera sido democrático y como dice el documento abierto a la participación de la sociedad. Se envía con poca antelación y solo se pueden canalizar enmiendas a través de la Presidencia por lo que la voluntad no ha sido el debate abierto ni la participación de la militancia de base. No podemos permitir que estas dinámicas sigan ocurriendo en nuestra organización. Hay que predicar con el ejemplo, y con más razones teniendo en cuenta la extraordinaria importancia y calado político de esta conferencia.

APORTACIONES AL DOCUMENTO BASE:

(Pág. 1). CARACTERIZACIÓN HISTÓRICA: LA CONSTRUCCIÓN DE LA UE COMO POLO IMPERIALISTA

La Unión Europea desde su origen es un polo imperialista interestatal en alianza con EEUU, surgida de un proceso de acumulación y desarrollo jurídico, político y económico iniciado por los Estados burgueses más poderosos de la región, tras la II Guerra Mundial, auspiciados por EEUU a través del plan Marshall, para el sostenimiento de la alianza en régimen de interdependencia entre ambos con el fin de frenar el avance en Europa del bloque socialista. Esto se comprueba en base al desarrollo histórico de la UE, iniciado en 1950 con la Comunidad Económica del Carbón y el Acero (CECA) que creaba un mercado común y libre espacio para las mercancías entre los países fundadores, para impulsar el desarrollo productivo- industrial y mercantil, tras la destrucción de infraestructuras al término de la guerra. Esta primer alianza entre burguesías se completó pocos años después con la CEE y la Comunidad Europea para la Energía Atómica, siendo la primera amplificadora en cuanto a países y competencias del mercado común europeo, y la segunda dedicada a regular y repartirse el acceso a la energía atómica, con el que continuar desarrollando el aparato productivo.

Estas fueron las bases fundamentales sobre las que las burguesías europeas crearon su proyecto de constitución como alianza imperialista interestatal, no sin contradicciones, fundamentalmente entre Gran Bretaña y Francia, las cuales veían peligrar sus intereses en materia industrial y financiera. Finalmente, y con el consiguiente desarrollo de instituciones jurídicas y bancarias que regulasen su posición de fuerza dentro de la alianza, estos Estados ceden en favor del desarrollo de su poder económico. Así, surgen en esos años la Política Agraria Común, el Consejo de Europa e Instituciones Financieras anexas de carácter crediticio.

El desarrollo industrial acelerado maximizó los beneficios de las oligarquías. Así, durante los 70 se fomentó el desarrollo de más elementos como fueron el Parlamento Europeo, la supresión de aranceles y el inicio de la política monetaria común para regular los intercambios en un momento de declive de la acumulación de capital, derivado de la crisis del petróleo, la quiebra del acuerdo Breton Woods y la devaluación del dólar. Estas medidas estaban encaminadas en conseguir estabilizar el ciclo de acumulación y ayudar al proceso a largo plazo de la integración monetaria europea.

Tras la victoria de la contrarrevolución en los países del campo socialista, las burguesías de la Unión Europea se preparan para dar un salto cualitativo en un marco favorable dentro de la nueva correlación de fuerzas internacional, especialmente con la apertura de nuevos mercados con los nuevos países incorporados a la esfera capitalista de producción. Así en el año 92 se firma el Tratado de la Unión (Tratado de Maastricht) que unifica los tres estamentos anteriores (CECA, CEE y EURATOM) al que se añade otros dos pilares político-jurídicos, la política exterior y de seguridad común (PESC) y los asuntos de justicia e interior (JAI), creando una alianza más homogénea, más favorable a los monopolios económicos anexos a las burguesías europeas, especialmente con la consagración de la UE con libre tránsito de mercancías y capitales y con la creación de un poder estable, supranacional, con capacidad de forzar la aplicación de medidas legislativas concretas los estados miembro. Este tratado supuso la consolidación definitiva de la UE como bloque, por tanto podemos observar el marcado carácter monopolista de su origen y consolidación y la búsqueda de la creación de un polo imperialista en cuyo objetivo central se haya únicamente el beneficio de estas grandes empresas. Esto les ha permitido contar con el mercado “«interior» protegido de los 450 millones de consumidores de la UE†, es decir, en primer lugar han conquistado el mercado interior, para posteriormente ir lanzándose al exterior a la conquista de otros nuevos.

Para consagrar el último giro de tuerca en favor de la construcción del polo imperialista europeo, se firmó en 2007 el Tratado de Lisboa que amplía competencias a la UE como persona jurídica propia, concentrando y maximizando los poderes del Consejo europeo. Este tratado, refuerza el carácter militarista de la UE, refuerza los poderes del Alto Representante para Política Exterior, y establece una colaboración más estrecha con la OTAN y los EE.UU, elabora nuevas políticas para la explotación de los trabajadores y la demolición de los derechos laborales y sociales, aumentando la fuerza del voto relativo de los estados más grandes, refuerza decisivamente las competencias policiales y represivas a nivel central en la dirección de crear una única política europea de orden interior y seguridad con posibilidad de intervención en cualquier Estado miembro en caso de seguridad, restringe y golpea fuertemente los derechos y libertades políticas individuales y colectivos, e incluye la lucha contra las ideologías “radicales†en el paquete “antiterrorista†de la UE. Asimismo también incluye dentro de la doctrina ideológica de la UE, la condena a los “crímenes del comunismo†equiparando el comunismo con el fascismo.

Todos estos hechos demuestran en la práctica que la UE y sus tratados no sólo no constituyen un escudo contra la crisis capitalista, ni un contrapeso a otros imperialismos, como afirma la socialdemocracia, sino que por el contrario, es una unión, creada, orientada y dirigida por y para reforzar los beneficios del capital que provoca la crisis.

(Págs. 6, 7 y 8) APORTACIÓN AL DEBATE SOBRE EL EURO

El documento no marca postura con respecto al euro alegando que es un tema complicado y relegando la decisión al Congreso del Partido de la Izquierda Europea de Diciembre. Sin embargo, es obvio que las conferencias se realizan para fijar la postura de la organización sobre diferentes temas, y también es obvio que en ese Congreso del PIE, Izquierda Unida tendrá que llevar una posición. Entendiendo que lo democrático es que esa decisión sea tomada por el conjunto de la militancia de la organización, esta asamblea debe fijar una posición más concreta que lo que plantea el documento.

El análisis realizado a lo largo del documento deja claro que la Unión Europea no es un modelo que haya sido favorable a los pueblos, sino que es un instrumento para la obtención de beneficios de la burguesía y los monopolios. Asimismo, dado su carácter, su desarrollo y su composición, así como por su naturaleza y sus alianzas con otros polos imperialistas es un ente imposible de reformar desde dentro. Por ello, la única alternativa en beneficio de los pueblos, especialmente en momentos de crisis estructural del capitalismo, es la salida tanto de la Unión Europea como del Euro.

No obstante, debemos entender que esta salida no puede producirse de manera simple, no sirve romper una alianza con un polo imperialista, para centrarse en otro, ni tampoco sirve la vuelta a la peseta, si la soberanía económica recuperada va a estar en manos de la burguesía española y sus monopolios, si no se cancelan las reformas agresivas impuestas desde Europa. Tendremos que transformar las alianzas políticas y económicas del estado Español, y pensar en otros modelos posibles de integración regional. Articular nuevas relaciones comerciales y de otro tipo garantizando que estas sean justas y solidarias. Por ello la estrategia debe ser la construcción y el desarrollo de poder popular que rompa con la oligarquía y los monopolios, y que permita una economía planificada, independiente y soberana para la construcción del socialismo.

(Pág. 8, después de lo del debate sobre el euro) LA IMPOSIBILIDAD DE REFORMAR LA UE DESDE DENTRO Y LA NECESIDAD DE SUPERARLA

La Unión Europea, como todo polo imperialista, surge y se mantiene por el proceso de acumulación y concentración de capital. Este proceso ha generado una división interestatal de las tareas de producción en las que cada país tiene asignado un puesto dentro del sistema productivo general de la Unión Europea en base a la centralidad del eje Francia-Alemania-Reino Unido (aunque no esté en las instituciones de la UE y no utilice la moneda sus principales exportaciones van hacia Europa), que concentra los sectores financieros y de consumo más avanzados. De esta manera, el resto de burguesías nacionales se ven supeditadas no sólo a sus propias necesidades de acumulación, sino que son dependientes de los procesos de acumulación del conjunto de la Unión.

Las actuaciones de la burguesía europea en la gestión de la actual crisis económica es una prueba de los escasos márgenes de actuación para la alternativa dentro del sistema. La estrategia de los monopolios europeos, con el capital financiero a la cabeza de construcción de una UE a su medida se está viendo acelerada con la profundización de la “crisis de la deuda†. Una hoja de ruta que mediante el endeudamiento de los países periféricos, la acumulación por desposesión y la destrucción de fuerzas productivas y derechos laborales, busca la recuperación de la tasa de ganancia y continuar con la acumulación de los bancos y grandes empresas del centro imperialista de la UE, mediante un flujo de capitales desde los extremos de la UE. Incluso dirigentes del ala socio-liberal del Régimen como François Hollande, que buscaban maquillar los efectos de la crisis sobre las clases desposeídas, han tenido que plegarse finalmente a las exigencias de los intereses de la burguesía alemana y las burguesías europeas más poderosas.

El tipo de construcción de la Unión Europea como polo, sustentado en el capitalismo financiero, imposibilita de esta manera que cualquier tipo de planteamiento de reformas dentro del propio sistema institucional y político que no elimine los procesos productivos de acumulación de capital está condenada al fracaso. Reformar un sistema significa justificar y apuntalar sus bases materiales e ideológicas, “jugar a un juego†en el que las reglas están ya impuestas en contra de la clase trabajadora.

La propia organización institucional de la Unión Europa, en la que el peso ejecutivo y el poder real residen en la Comisión Europea, formada por los gobiernos de los países que conforman la UE, el Consejo de Europa y el BCE (en materia monetaria fundamentalmente), y poco o nada en el Parlamento Europeo, hacen imposible la reforma desde dentro del proyecto de integración europea que conocemos como “Unión Europea†. Plantear como posible una reforma desde dentro de las Instituciones europeas actuales, tal y como están configuradas y elegidas, en la que en todo caso la última palabra siempre corresponde a Alemania y Francia, es una quimera, un utopismo, un callejón sin salida.

Sin embargo, el desarrollo del capitalismo también hace que se desarrollen las herramientas para su destrucción. La mayor integración de la Unión Europea a nivel político ha permitido igualmente una mayor conexión entre las clases trabajadoras de cada Estado. La agudización de la lucha de clases en diversos Estados de la Unión Europea es sentida y padecida por un mayor número de trabajadoras y trabajadores dentro de las mismas contradicciones, reforzando así la posibilidad de actuaciones conjuntas. Las fuerzas progresistas están en auge por todo el territorio europeo, y son las que pueden encabezar y organizar las luchas populares, para la construcción del poder popular que fuerce al cambio de modelo económico y la superación del modelo político que representa la democracia liberal- burguesa y la institución que conocemos como “UE†actualmente.

Por otro lado, los reducidísimos mecanismos institucionales permiten señalar y agudizar estas contradicciones del sistema, y su gestión por parte del capital financiero e industrial; hacen necesario plantear una lucha por la hegemonía de las ideas en las que una alternativa socialista sea vista como posible, como la única vía real para la mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora y las capas populares. Una alternativa socialista que venga apoyada por un movimiento social, sustentado en la construcción de poder popular que haga posible un proceso constituyente en el que las fuerzas populares y progresistas y la clase trabajadora sean el sujeto protagonista del cambio, imponiendo los intereses de la mayoría del pueblo frente a la minoría burguesa que ostenta actualmente el poder.

Es por ello que el planteamiento nunca puede ser el de la reforma del sistema, ya que esto es imposible, no es una alternativa, sino que debe ser el de la superación de un sistema imperial caduco, incapaz de gestionar una economía real a favor de los más desfavorecidos. Aprovechando las ventajas que nos ofrece el entramado institucional y político de la Unión Europea, se trataría de plantear la alternativa de superación sobre una base económica distinta.

El impulso, la creación e integración dentro de estructuras alternativas sustentadas en las clases trabajadoras de aquellos países que más duramente están sufriendo la crisis sería la mejor manera de agudizar las contradicciones del sistema y la creación de una alternativa económica y política. Experiencias como las del ALBA latinoamericana podrían ser de mucha ayuda en este sentido.

(Nuevo punto, en la Pág. 9 antes de proceso constituyente) LA ESTRATEGIA DE LA ELITIZACIÓN, MERCANTILIZACIÓN Y PRIVATIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Los planes de ajuste a nivel educativo desarrollados desde la perspectiva del Espacio Europeo de Educación superior (EEES) son impulsados de forma directa por La Organización Mundial del Comercio y El Banco Mundial. Sus ejes básicos para llevar a cabo la liberalización del sistema educativo son la elitización, privatización y mercantilización a través de planes de ajuste que derivan en la “necesaria adaptación de la enseñanza al nuevo mercado de trabajo†a todos los niveles.

En este proceso, so pretexto de los programas de movilidad del estudiantado, de una reforma pedagógica y metodológica, se nos impone un modelo de educación radicalmente opuesto al modelo que defendemos, basado en la instrumentalización de la educación hacia los intereses de las grandes empresas, despojando al sistema educativo de todo carácter crítico y humanístico, y en el que el estudiantado pasa a ser consumirdor/a, un usuario y no un sujeto activo, crítico, en su desarrollo intelectual.

Esto ha supuesto una precarización de las condiciones de vida de la juventud, junto con la desregularización de las condiciones laborales. Así si la educación está integrada en un sistema productivo basado en la precariedad y pobreza de la mayoría y los multimillonarios beneficios de unos pocos, esta educación debe poseer rasgos similares para ser útil en el engranaje productivo.

Tenemos en cuenta este eje ya que consideramos que la educación es el aparato ideológico del Estado, que desde el espacio neoliberal europeo se está utilizando no sólo para justificar sus reformas y promover una alienación social, sino para perpetuarlas en el tiempo despojando de la herramienta del conocimiento crítico a la sociedad.

(Pág. 9) IZQUIERDA UNIDA COMO PIEZA CLAVE DE CONSTRUCCIÓN DE PODER POPULAR HACIA EL PROCESO CONSTITUYENTE DE LOS PUEBLOS EUROPEOS

En la coyuntura actual de agudización de la crisis capitalista, se hace más necesario que nunca ser conscientes y demostrar la absoluta incompatibilidad existente entre el capitalismo (concretamente el neoliberalismo europeo) y la democracia.

Esta contradicción la hemos visto de forma más palpable desde el comienzo de la crisis económica, ejemplo esclarecedores de ello tenemos varios. El intento de referéndum griego fue acompañado de la congelación inmediata por parte de la UE de suministros de fondos a Grecia, así como amenazas por parte de diversos países con lo que no llego a convocarse. Otros ejemplos fueron la instauración de gobiernos tecnócratas en Italia (Mario Monti) y en Grecia (Lukas Papadimos), lo que constituyó un golpe de Estado en toda regla de los mercados hacia las democracias liberales europeas.

Como también hemos analizado, el BCE impone reformas constitucionales en varios países para garantizar la prioridad del pago de esta deuda ilegítima a costa de una mayor pérdida de soberanía de los estados periféricos. Lo que subyace a esta situación es que la reproducción de los mecanismos de acumulación capitalistas son incompatibles con la democracia, e incluso con el llamado “Estado de Bienestar†y el propio Estado de derecho burgués, que no es capaz ya ni de cumplir sus propias leyes y tiene que recurrir a la instauración de estos gobiernos y a prácticas claramente antidemocráticas incluso por métodos que se salen de su propia legalidad.

Ante esto es necesario ser conscientes de la imposibilidad de transformar la Unión Europea desde dentro, simplemente porque las poderosas oligarquías europeas no lo van a permitir. Es por ello que es necesario construir un bloque social amplio y potente capaz de construir una Europa totalmente nueva y bajo otros planteamientos. No se trata de poner parches y construir una Europa “más social y más democrática†sino de construir una Europa nueva, que no responda a los intereses capitalistas. Por ello desde Izquierda Unida trabajaremos por impulsar un proceso constituyente que aglutine las fuerzas necesarias para disputar el poder a la Troika.

http://www.iu-hortaleza.org



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 298581

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License