Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Debate “Hi ha alternativa†, realizado en Aldaia este 6 de junio

Intervención de Juanjo Llorente. Concejal EU Aldaia

Acaban de cumplirse 3 años desde que el Gobierno Zapatero, estando nuestro país en una profunda crisis política e institucional además de económica, pactó con el PP una reforma “expres†de la Constitución para permitir la prioridad absoluta del pago de la deuda a la banca europea, por encima de la atención pública a las necesidades e intereses de la población española. Con esta reforma constitucional de supeditación a la UE, se acabó de abrir la puerta a un proceso que podemos llamar “destituyente†de la soberanía popular, en su día puesto en marcha con la adhesión española al Tratado de Maastricht, y que supone una destrucción planificada y sistemática del estado social y de derecho pactado tras la muerte de Franco pero que en nuestro país nunca llegó a consolidarse, así como la implantación de un nuevo modelo de administraciones públicas y de estado que sirvan mejor a los intereses de acumulación capitalista de la riqueza y el poder en cada vez menos manos.

La reforma local que Rajoy ha prometido en Bruselas iniciar el próximo año forma parte importante de este proceso y estrategia destituyente porque, además de suponer recortes de personal y de servicios a la población, así como de los derechos sociales vinculados, también conlleva una reordenación autoritaria de las administraciones públicas españolas, estructuradas en tres escalones, cada uno de ellos con autonomía relativa aun manteniendo una relación jerárquica: estatal, autonómico y local.

Pero la reforma local justificada por el Gobierno para “ahorrar†a las arcas públicas durante los próximos dos años unos 8.000 millones de euros (sólo en 2012 se desviaron al rescate bancario 40.000 millones), lo que igualmente provocará es la reconversión de los ayuntamientos y entidades locales menores en meras oficinas administrativas dependientes de una autoridad superior: las Diputaciones provinciales heredadas del franquismo y las CCAA. Para lograrlo, se contemplan tres tipos de medidas:

1.-Con la excusa de evitar “duplicidades†, los ayuntamientos sólo podrán dispensar servicios “propios†establecidos por esta misma reforma local según el volumen de la población respectiva. Los restantes servicios públicos municipales hasta ahora dispensados a la ciudadanía pasarán a depender de las Diputaciones provinciales o de las CCAA, siempre en caso de que acrediten no ser dispendiosos.

2.-Con la excusa de la eficiencia y de la austeridad del gasto público, todos los servicios dispensados por los Ayuntamientos, mancomunidades o empresas publicas deberán ajustarse a un “coste estándar†que marcará el Ministerio de Hacienda para todo el territorio español en cada ejercicio presupuestario.

3.-Para garantizar que se cumplen los dos puntos anteriores en tiempo y forma, los habilitados nacionales de cada ayuntamiento (secretario, interventor, tesorero) tendrán un estatus más independiente del gobierno municipal y dependiente de Madrid, donde deberán rendir cuentas detalladas con periodicidad, de la gestión municipal y de su propia actuación.

Desde el punto de vista ciudadano la gestión municipal que la reforma local impone es, pues, una gestión supervisada, monitorizada desde otras administraciones, de modo que quedarán aun más reducidas que antes las posibilidades de participación y de influencia sobre los presupuestos locales, (será el estado el que determine cada año en qué se puede gastar y cuánto). De este modo, quedará suprimido el principio constitucional de la “autonomía local†para mejor llevar a cabo la prestación de servicios públicos a la población. Al estar “intervenidos†por el estado, de un modo mucho más estricto que el estado con respecto a Bruselas, los Ayuntamientos pasarán a convertirse en meros gestores de políticas que otros planifican y también perderá su función política de representación y participación ciudadana en la misma medida.

En datos esta reforma local supondrá, en el País Valencia, que el 89% de los Ayuntamientos existentes y que son menores de 20.000 habitantes (482 de un total de 542) pasarán a depender de las Diputaciones provinciales y sólo podrán dispensar los siguientes servicios: alumbrado, cementerio, recogida de residuos, limpieza calles, agua potable, alcantarillado, calles y accesos, parques y jardines, biblioteca, mercado y tratamiento de residuos. A estos servicios, en el caso de Aldaia, municipio de 30.000 habitantes, a los anteriores se añaden los de protección civil, exclusión social, incendios y polideportivos. El resto de servicios públicos corresponderá dispensarlo a otras administraciones públicas, directamente o a través de conciertos con entidades privadas. Con lo cual corren serio peligro las iniciativas que se han venido desarrollando en materia de: servicios sociales, educación, cultura, sanidad, salud pública, medio ambiente, promoción económica y empleo, así como los programas de mujer e igualdad, juventud, mayores, discapacidad, etc.

Desde Esquerra Unida e IU consideramos inasumible esta reforma local y por ello hemos iniciado una campaña llamando a la ciudadanía a movilizarse y luchar por unos ayuntamientos verdaderamente democráticos y libertades políticas plenas, no solo de voto sino también de participación en las decisiones y en la gestión de los servicios municipales.

Ante esta ofensiva llamada a vaciar de contenido la vida política local, llamamos a la rebelión ciudadana contra esta reforma local ya acordada con Bruselas por el Gobierno Rajoy. Por ello también exigimos la dimisión de este gobierno y la convocatoria de unas elecciones anticipadas y con carácter constituyente.



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 271890

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio INFORMACIÒ  Seguir la vida del sitio local - comarcal   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License