Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Un repaso a las elecciones catalanas. Paco Bello

Voy a intentar aclarar y poner en orden, al menos, mis ideas al respecto de lo sucedido ayer en Catalunya, sin pretender que esto tenga utilidad para nadie más que para mí mismo. Haciendo constar que poco o nada me importa lo sucedido en esta cita, y por ende, la propia cita.

Empiezo con algunas consideraciones previas, y que me parecen básicas.

En estas elecciones el gran triunfador es, aunque muchos se empeñen en negarlo: Artur Mas. Este “señor†y su partido, a base de recetas neoliberales elevadas al exponente del infinito, han hecho más daño y en menos tiempo del que parecía posible e imaginable. En condiciones normales, y sin la jugada maestra del independentismo de postal, y el adelanto de las elecciones; los resultados que hubieran cosechado en el momento “natural†(dentro de dos años) no hubieran tenido nada que ver con lo ahora conseguido. Por tanto, no queda otra que felicitarles por su astucia (los únicos que no sabían qué resultado iba a obtener CiU, son los propios electores).

En estas elecciones el gran perdedor es la conciencia. La altísima (histórica) participación, no hace sino ilustrar lo perdidos que estamos. La propia portavoz del PP, Dolores de Cospedal, dejó ayer en el análisis postelectoral algunas perlas que no debieron pasar desapercibidas a los oídos algo entrenados “…con esto se demuestra la utilidad de nuestro sistema democrático. Los ciudadanos han legitimado con su masiva participación nuestro modelo de democracia. Hemos ganado apoyo pese a las duras medidas que estamos teniendo que aplicar, etc.†.

En estas elecciones lo único que se ha logrado es poner un poco más de carga a la mochila de la desesperación y la impotencia de los que vemos cómo toda esperanza de lograr un cambio a mejor en nuestra sociedad se está yendo al garete.

Vamos con los datos fríos, que son mucho mejor escaparate que las opiniones.

Catalunya en números

El resultado en términos “ideológicos†(neoliberales contra “no neoliberales†):

En azul todos los partidos que se abstendrían (si no hay riesgo de no aprobarse) o apoyaría (si hay riesgo de no aprobarse) toda aquella exigencia antisocial que viniese de Bruselas. CiU, PP, PSC, C’s). En naranja aquellos que “en un principio†no lo harían (ERC, ICV, CUP).

El resultado en términos de identidad:

En azul los partidos soberanistas (ERC y CUP. CiU está incluido por puro formalismo). En naranja los partidos centralistas y federalistas (PP, PSC, C’s e ICV).

Creo que no existe motivo para hacer otro tipo de representaciones, y que estas son suficientemente significativas y, además, las únicas que tienen alguna importancia.

Habrá quien eche de menos un gráfico izquierdas-derechas, pero para poder hacerlo debería poder determinar quién lo es. ¿Incluimos en las izquierdas al PSC? ¿Consideramos de izquierdas a ERC e ICV que nunca han luchado seriamente por cambiar el modelo de participación democrática? Y algo más ¿qué es hoy derecha y qué es hoy izquierda? Que me perdonen, pero yo ya no lo sé.

En este escenario tan difuso, lo único importante es saber quién se plegaría a la voluntad de las grandes fortunas y Bruselas, y quién no. Valga para ello la primera representación.

¿Qué lectura podemos hacer de este escenario?

Desde luego, no es nada halagüeña. En un principio porque todo queda igual que estaba en lo general. En lo particular CiU nunca ha pretendido la independencia de Catalunya, y ayer tras el resultado ya pudo decirlo: “consulta sí, pero independencia… según la legalidad†. O sea, no.

Como interesante solo queda esta novedad ¿Qué va a hacer la segunda fuerza respecto al pacto ‘veladamente propuesto’ por CiU?

A saber. Pero no creo que los votantes de ERC le perdonen a su partido integrarse en un gobierno junto al paradigma de los ultraliberales de Europa. Si existe un ejemplo claro de antagonismo es sin duda, este. Lo que ocurre es que los sillones tiran mucho, y los votantes y los partidos no siempre van de la mano (casi nunca). Ya se verá.

La opción más clara es, si es que aún impera alguna cordura, permitir que gobierne en solitario el partido que ha logrado la mayoría, y apoyar o proponer aquello en lo que se está de acuerdo, que en el caso de ERC sería únicamente (en buena lógica, que no tiene por qué darse) apostar por la independencia.

Por lo demás, CiU ya cuenta y contará con los suficientes apoyos para continuar su senda de destrucción de lo público (PP, PSC, C’s) y de los mínimos derechos que aún quedan por arrebatar a los sufridos catalanes “no potentados†.

Y con esto (el adelanto tenía muchos motivos), ya se puede dar el pistoletazo de salida a la final que tanto ha esperado Rajoy, pues queda expedito el camino para aplicar todas las medidas pendientes sin más obstáculos que el propio horizonte.

NOTA: El autor de este escrito solicita una colaboración económica por estar en precario. Para ello, accede a su web:

http://iniciativadebate.org/2012/11...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 272531

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License