Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

El debate de la izquierda transformadora. Carlos Gutiérrez García-Alix

Hace unas pocas fechas, en las páginas digitales de nuevatribuna.es, José Luis Centella, secretario general del PCE y dirigente federal de Izquierda Unida, realizaba una reflexión sobre las tareas de la próxima asamblea federal de IU. Me tomo la libertad de aprovechar la brecha por él abierta y avanzar algunos pasos con la voluntad de contribuir también a la “reflexión amplia y colectiva†de la que sin duda tenemos necesidad todos y todas los que entendemos que de una correcta orientación de IU –de sus análisis y de su programa y propuestas; de su unidad y, desde luego, de su capacidad de conexión con esa mayoría social a la que se refiere Centella– depende en muy buena medida que esta etapa no se salde con una desarticulación de las capacidades de lucha de los sectores populares (la indignación y la movilización sociales sin traslación política desembocan en impotencia y resignación, ya lo hemos visto otras veces) y una consolidación para largo de las políticas empobrecedoras y antidemocráticas que vienen desplegándose pero que podemos prever están lejos todavía de haber descargado toda su capacidad de agresión.

En su artículo, Centella vuelve de diversas maneras a situar como elemento de caracterización de la actual etapa política, la puesta en pie de un proceso constituyente por parte del PP (aunque iniciado ya por el PSOE). Y ello no desde la apertura de un proceso de esta naturaleza, sino “mediante una nueva legislación y un nuevo sistema institucional†. La respuesta que el autor propone para ser asumida por IU es que “denunciemos las intenciones de la derecha de desarrollar cambios sin abrir un proceso constituyente†y “exijamos que se abra ese proceso con transparencia y participación de la ciudadanía†.

A mi modesto parecer, el análisis –un proceso constituyente clandestino– y la propuesta –un proceso constituyente público– no contribuyen a superar esos debates “vacíos de contenido y testimoniales†a los que se refiere con acierto Centella como dinámicas a reconducir si queremos influir realmente en la autentica batalla.

Y ello por dos motivos principales. Ni la del 78 ni ninguna otra constitución petrifican la realidad social. La dialéctica social continúa y modula hasta modificarlo, directa o interpretativamente, cualquier texto constitucional, según se aprecie este en una u otra etapa. Para aceptar esto no hace siquiera falta ser marxista. Todo texto constitucional sufre modificaciones, lecturas (tribunal constitucional) y desarrollos permanentes, como por otra parte cualquier otro código legal básico (sea el civil o el militar), resultantes de las mayorías políticas y las hegemonías ideológicas de cada momento. La constitución española lo ha sido ya más de una vez (algunas con motivo de compromisos internacionales) y cada modificación ha correspondido al interés político de sus impulsores –el gobierno y las mayorías parlamentarias de turno-. La última reforma recrea el consenso de PP-PSOE en torno a la directiva europea de la estabilidad presupuestaria. Grave, muy grave… pero no un nuevo texto constitucional. De conseguir una mayoría las izquierdas sin duda que también introduciríamos –lo intentaríamos al menos– modificaciones en la línea de nuestra propuesta de modelo social y político.

Por tanto, si situar como elemento principal de la realidad un proceso constituyente que vendría implementando la derecha resulta un tanto ajeno a la general percepción, proponer que dicho proceso se convierta en público –debemos suponer que con comisión redactora, mayoría parlamentaria holgadísima y consulta a la ciudadanía– presupone, cuando menos, con una gran confianza, que de su resultado saldría un texto con más derechos y libertades y con más espacio para el desarrollo de políticas de igualación y progreso que los recogidos y amparados por el actual. Otra cosa seria aventurerismo.

La verdad es que, del análisis de las tendencias e inclinaciones sociales y de los resultados electorales, no me parece pueda concluirse que la cosa vaya por ahí. Pero reconozco que puede haber datos e informaciones, desde luego no conocidos, que avalen apuesta tan arriesgada en la que podemos ir de la mano de extraños compañeros de viaje no precisamente de la izquierda.

Dejando, pues, de lado el debate sobre si nos enfrentamos o no a un soterrado proceso constituyente, la próxima asamblea federal de IU, a mi entender, sí debe profundizar en cuestiones que significan en lo concreto y ahora, construir una alternativa al triste estado de cosas actual. Es decir: un programa económico alternativo y creíble; una propuesta para Europa que supere lo de “contra el neoliberalismo y de los pueblos†o lo de “más Europa†, para entrar en posicionarse sobre el proceso en marcha y levantar nuestra propuesta y, por supuesto, una consideración sobre el diseño institucional de España que vuelva a situar a la izquierda como expresión federal de la ciudadanía trabajadora y no de los territorios y sus administradores.

Esto, y una reflexión sobre una organización –IU- que necesita una puesta a punto si quiere estar en disposición de ser valorada como útil por esa mayoría social a que se refiere acertadamente el compañero Centella.

Carlos Gutiérrez García-Alix es miembro del Consejo Político Federal de IU

http://www.nuevatribuna.es/opinion/...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 297786

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio PARTICIPACIÒ  Seguir la vida del sitio Tribuna d’opiniò   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License